martes 17/5/22

El carrusel de la plaza de la Catedral, en el ojo del huracán

Segunda Aguada defiende el patrimonio gaditano frente a la pretensión a los planes del Ayuntamiento

La Asociación de Vecinos de Segunda Aguada ha mostrado su rechazo "a la pretensión del Ayuntamiento de colocar un carrusel en la más emblemática e importante plaza de nuestra ciudad. Pese a estar situada fuera de nuestro barrio consideramos que, como Asociación comprometida con la defensa del patrimonio gaditano, no podemos permanecer impasibles y tenemos la obligación de pronunciarnos ante la magnitud de la propuesta realizada por el consistorio".

Según denuncia en una nota "la colocación de este elemento propio de una feria en la misma Plaza de la Catedral, con todo lo que conlleva la instalación de una estructura de tales dimensiones, no solo limita el espacio disponible en esta plaza para su paseo y disfrute, sino que impide contemplar la belleza estética de la Catedral, muy frecuentada tanto por los vecinos como visita obligada para los turistas que vienen a conocer nuestra ciudad".

Y así continua "la Catedral, de estilo barroco, rococó y neoclásico fundamentalmente, fue construida mediante una magna obra que duraría más de cien años, lo que explica la conjunción de los diversos estilos arquitectónicos, y para lo cual hubo que derribar las casas que allí se encontraban y en cuya obra se emplearon decenas de cientos de trabajadores durante varias generaciones. Si bien no dudamos de la buena voluntad que supone pretender relanzar el comercio y el turismo de nuestra ciudad, creemos que con iniciativas de este tipo se consigue justamente todo lo contrario y se contribuye a minimizar la historia y belleza de la plaza y del principal templo gaditano. Estas autorizaciones serían impensables en otras ciudades españolas y europeas. Resulta difícilmente imaginable la instalación de una feria que dure todo el verano en la Plaza del Obradoiro, frente a la Catedral de Burgos o en el Pilar de Zaragoza".

La entidad muestra su preocupación "que bajo la falsa premisa de favorecer el comercio y el turismo proliferen este tipo de propuestas que acaban traduciéndose en mayor contaminación visual que perjudica de forma tan grave y evidente el lucimiento de nuestro rico patrimonio. Asimismo pensamos que existen en nuestra ciudad lugares mucho más adecuados para este tipo de instalaciones y donde no se provoca un impacto ambiental tan negativo. Como no puede ser de otra manera, apoyamos el sector turístico como importante motor económico, pero rechazamos que la ciudad acabe por transformarse en una especie de parque temático enfocado únicamente al turista. Por el contrario, apostamos por un modelo de ciudad que permita compatibilizar el turismo sostenible con los derechos de los vecinos a habitar en una ciudad amable y orientada a quien vive en ella".

Concluye que "nuestra Asociación de Vecinos de Segunda Aguada seguirá defendiendo la protección del patrimonio de nuestra ciudad y su puesta en valor como bienes de incalculable valor que nos pertenecen a todos los gaditanos".

El carrusel de la plaza de la Catedral, en el ojo del huracán