viernes 21/1/22

La nueva cara del Olivillo tres décadas después

La Universidad de Cádiz adjudicó a finales de julio de 2017 la obra del proyecto del Centro de Transferencia Empresarial El Olivillo a la empresa Sando

La nueva cara del Olivillo tres décadas después

La Universidad de Cádiz adjudicó a finales de julio de 2017 la obra del proyecto del Centro de Transferencia Empresarial El Olivillo a la empresa Sando

El rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo, ha presidido la presentación de la transformación del edificio El Olivillo en el Centro de Transferencia Empresarial de la UCA. En el acto, ha estado acompañado de distintas autoridades, entre ellas, el delegado territorial de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo y Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta de Andalucía, Alberto Cremades, así como los vicerrectores de Transferencia e Innovación Tecnológica y de Infraestructuras y Patrimonio de la Universidad de Cádiz, Javier Pérez y José María Mariscal, respectivamente, y el delegado de Función Pública de la Diputación Provincial, Francisco González.

La Universidad de Cádiz adjudicó a finales de julio de 2017 la obra del proyecto del Centro de Transferencia Empresarial El Olivillo a la empresa Sando, cuyo coste ha sido financiado por FEDER dentro de la Inversión Territorial Integrada (ITI) con una dotación de 4.567.263 euros. Unos fondos de inversión europeos que se han destinado a la remodelación del edificio para albergar un espacio de confluencia entre empresas y universidad, cuyo objetivo es el impulso de sectores industriales y empresariales desde la innovación, así como el apoyo a los emprendedores. A este presupuesto se le añadirá la dotación para el equipamiento científico.

El rector de la Universidad de Cádiz ha señalado que "hoy es un día importante para la ciudad y en la provincia", puesto que "no teníamos centro de transferencia en la provincia para trabajar en innovación con distintas administraciones y empresas en la generación de desarrollo y empleo". Y también, ha señalado, por recuperar "un edificio singular que se ha mantenido entre algodones y ya está sólido y preparado" para convertirse "en epicentro de la innovación". De esta forma, ha recalcado, la UCA testimonia su "compromiso con el territorio" ya que “las universidades tenemos que ser instrumentos útiles para la transformación y crecimiento del territorio, especialmente con las ciudades donde se asientan nuestros campus”, por ejemplo, "con la rehabilitación, protección y revitalización de sus edificios patrimoniales".

En su intervención, González Mazo ha agradecido el trabajo de la Junta de Andalucía, de la Agencia Idea, de las empresas adjudicatarias (Sando y Planho Consulotores), de los vicerrectorados de Transferencia e Innovación Tecnológica y de Patrimonio e Infraestructuras, así como de todo el personal de la UCA implicado (Gerencia, Contrataciones, Gestión Económica y los Servicios Jurídicos). Del mismo modo, ha subrayado que "convertir este edificio en un Centro de Transferencia Empresarial ha sido una operación tan compleja que sólo es viable cuando se unen compromisos, esfuerzos y recursos". Una "labor intensa y rigurosa" de la comunidad universitaria para solventar las complejidades jurídicas, técnicas y económicas del proyecto" y para "el desarrollo de una obra que ha requerido de un exigente y laborioso proceso administrativo".

La nueva cara del Olivillo tres décadas después