sábado 27/11/21

Vergüenza en La Línea con falta de efectivos: Intentaron matar al policía a golpes

El agente de Policía Nacional está orinando sangre tras la paliza dada por una marabunta de gente defensora del narcotráfico en el Campo de Gibraltar

200 personas se han abalanzado contra la Policía en La Línea
200 personas se han abalanzado contra la Policía en La Línea

Lo ocurrido en La Línea de la Concepción, en la provincia de Cádiz, una vez más, no es vergonzoso sólo por el apoyo de vecinos al tráfico de drogas, mostrando una parte de la población sin futuro, puros deshechos de una sociedad rota. 200 personas en la calle intentando evitar que se detenga a narcotraficantes y empleando la fuerza bruta es un ejemplo de lo perdida que está parte de la vecindad linense.

Un agente de la Policía Nacional ha estado a punto de morir por la falta de efectivos, sufriendo una tremenda paliza con el objetivo de liberar a un narco que había capturado. El policía ha resultado herido de consideración, con múltiples heridas e incluso con sangre en la orina. 

Esto no es la primera vez que ocurre, pero siguen sin enviar más agentes de la Policía Nacional al Campo de Gibraltar, principal motor de la droga en España. Y aquí está lo destructivo de esta situación. En palabras de agentes a preguntas de El MIRA muestran su hartazgo, "podemos morir, y el Gobierno de España conoce lo que ocurre aquí y no hacen nada".

Aseguran que tienen entre sus propósitos el incluso matar para evitar ser capturados o que capturen a uno de los suyos: "son capaces de matarnos, y lo más trágico de todo es que son los propios vecinos quienes incluso llaman a los portales a más vecinos para que bajen a golpearnos".

Los agentes indican que no tienen medios, que "todo se está yendo de las manos". Se sienten totalmente abandonados por el Gobierno de España que preside Pedro Sánchez, pareciendo que "puede sonar feo, pero al no mandar más efectivos a una zona como La Línea se lanzan dos mensajes, apoyo al narcotráfico para que siga aumentando en las calles del Campo de Gibraltar, y total desprecio a la vida e integridad de los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil".

Intentaron matar a un policía que atrapó a uno de los narcos

En palabras a El MIRA, uno de los agentes se emociona, "podíamos haberlo perdido. Es un milagro que siga con vida. Le dieron una paliza de muerte entre 30 y 50 personas. Volaban los puñetazos, palos y patadas. El pobre está desolado, con múltiples heridas internas y visibles".

"Mientras su compañero interceptó un desembarco de petacas de gasolina en la playa, él persiguió a uno de los narcos por una calle adyacente, estaría a unos 40 metros, lo atrapó a la carrera y saltó encima de él. El delincuente cayó al suelo, lo que aprovecharon las personas que estaban en la calle y los propios vecinos para acercarse".

"Los vecinos y transeúntes se arremolinaron rodeando al agente que seguía en el suelo con el detenido y comenzaron a darle una paliza que podía haber sido mortal. Eran entre 30 y 50 personas, no sabemos como sigue vivo. Él se intentaba defender con los pies, pero no fue suficiente y lograron liberar al narcotraficante".

"El pobre resistió como pudo esperando los refuerzos. La UPR llegó y pudo sacarlo de allí disparando al aire, deteniendo a 5 personas que se quedaron junto a él prosiguiendo la paliza. La imagen era dantesca. Y lo peor de todo es que estamos olvidados a nuestra suerte. Nos matan y no pasa nada, y esto se soluciona con mayor número de efectivos. Pero estamos abandonados".

Cinco detenidos y 4 en prisión por atentado ante la autoridad

La paliza era de carácter mortal, pero sobrevivió. Cinco personas fueron detenidas, y el juzgado emitió la orden de ingreso en prisión para cuatro de ellas, y aun queda que el cuerpo policial identifique a más personas que intentaron acabar con su vida. Se les acusa de delitos de lesiones, atentado contra la autoridad y desordenes públicos.

Una ciudad donde los jóvenes ayudan al conglomerado de la droga y logran obtener más dinero que personas de bien con sus salarios, dejando así sus estudios, olvidando su preparación para ser útil en la sociedad, está abocada al fracaso y a su propia auto-destrucción.

Familias enteras trafican, desde los abuelos, a hijos, nietos... compran vehículos de alta gama, televisores de pantallas gigantes,... pierden el concepto de que la droga es mala y dañina, y luchan con todas sus fuerzas por no perder un negocio que los lleva a vivir vidas de ensueño sin esfuerzo.

Vergüenza en La Línea con falta de efectivos: Intentaron matar al policía a golpes