martes 18/1/22

Pedro Sánchez sólo asistirá a un debate televisivo

Las cadenas televisivas ya cierran estos encuentros mediáticos de la campaña

Hay quienes afirman -y no sin falta de razón- que la campaña electoral sobra en estas próximas elecciones generales. Que, después de visto lo visto, quien más quien menos tiene claro el sentido de su voto.

El ciudadano se ahorraría un bulle bulle de más de lo mismo y las arcas del procomún -o sea, de todos los españoles.- también se ahorrarían un toma y daca presupuestario propio de estas precampañas y campañas electorales. O electoralistas, según se mire. Con todo y con eso, el debate público -frente a frente todos para con todos- se presupone piedra de toque, esencial para según qué corchete de indecisos, y, en este género, la televisión es el formato estrella.

Pues bien: la guerra -la así denominada guerra- de los debates televisivos no ha hecho más que empezar. Los candidatos se afanan por dejar un hueco en sus agendas en pro de la visita o las visitas a los platós. La audiencia manda. Y los diseñadores de campaña, también. Por ahora los líderes políticos se sientan ante la cámara en solitario: sin duelo que valga en el tú a tú. Es decir: el preámbulo más cómodo y acomodaticio.

Con todo y con eso, las cadenas -las consideradas grandes cadenas- luchan a brazo partido -en un pugilato de despachos- por hacerse con la exclusiva del Gran Debate, escrito sea en letras mayúsculas por su hiperbólica resonancia. A este minuto del partido saca ventaja Mediaset. Se podría decir tal que así. Aunque en puridad el boxeo se disputa entre la musculatura poderosa de RTVE y Atresmedia.

Si hemos estado atentos a la pequeña pantalla, Mediaset ha acogido en un amén a Pedro Sánchez, Íñigo Errejón y Pablo Iglesias. En menos de 24 horas. En tiempo récord pero jamás off the record. Pongamos que hablamos de los programas de Pedro Piqueras -Informativos Telecinco-, Ana Rosa Quintana y ‘Todo es mentira’. Eso sí: Pedro Sánchez ha aceptado participar en un debate televisivo. Pero tal cual literalmente: uno solo. Y con “carácter neutral” compartiendo escenario con Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Ciudadanos), Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y Santiago Abascal (Vox).

Será, sí, por decirlo al ejemplo latente, el Gran Debate. ¿Cuándo? El lunes 4 de noviembre, precisamente seis días antes de las elecciones generales del 10N. A propósito: la misma fecha que ya propusiera RTVE. ¿Se tratará del debate que anda preparando la Academia de las Ciencias y Artes de Televisión? Más datos: por el momento ya hay tres debates cerrados. El primero: el viernes 1 de noviembre en RTVE. Estará protagonizado, a partir de las 22.00 horas, por portavoces parlamentarios de los siete partidos con representación parlamentaria (PSOE, PP, Ciudadanos, Unidas Podemos, Vox, ERC y PNV).

El segundo: al día siguiente, sábado 2, en ‘La Sexta Noche’: un debate a ocho. Cinco días después, y justamente un día antes de que finalice la campaña, ‘El Debate en la Sexta: la última oportunidad’. Entonces reunirá a cinco mujeres: María Jesús Montero (PSOE), Ana Pastor (PP), Inés Arrimadas (Cs), Irene Montero (Unidas Podemos) y Rocío Monasterio (Vox). Estará moderado por la periodista y directora de ‘El Objetivo’ Ana Pastor.

Pedro Sánchez sólo asistirá a un debate televisivo