sábado 21/5/22
dani-rovira-clara-cordon-t
Dani Rovira y Clara Lago / Archivo

Dani Rovira es referencia por muchos aspectos. No sólo por la calidad cómica de sus interpretaciones. Y es que, como actor de comedia, merece un diez. Y así ha venido demostrándolo repetidamente en sus últimas -perdón, sus penúltimas siempre- películas.

No todo actor posee, per se, vis cómica. ¿Y qué se entiende por vis cómica? Pues, siendo expresión latina, significa literalmente fuerza cómica. O sea: hace alusión a aquella persona con especial facilidad para hacer reír a los demás.

Una expresión latina que por cierto tiene su origen en un pasaje de Julio César, quien precisamente se dolía de no encontrar en los escritos de Terencio la sal cómica de otros autores.

Estar en la brecha

Dani Rovira es un excelente cómico. Que además cultiva con perseverancia esta virtud. De modo que aquí encontramos otra suma de su referencialidad. La tenacidad en el trabajo. Dani es de hincar codos. De estar en la brecha. De permanecer en el ajo. De esforzarse al máximo en el aprendizaje y en el modelaje de los guiones.

Dani Rovira busca la excelencia profesional. Y esto no lo palpamos únicamente en el afronte de sus papeles cinematográficos sino también en el resultado de otros encargos también harto conocidos por el gran público como, por ejemplo, la presentación de la gala de los Premios Goya.

Dani Rovira y Clara Lago

La dura enfermedad

De la capacidad de lucha personal de Dani poco cabe explicar. Poco cabe detallar. Poco cabe desarrollar. Toda España ha podido comprobar, paso a paso, cómo ha venido la dura enfermedad que le sobrevino sin previo aviso, tal que así llega estas durísimas pruebas de la vida.

Pero es más, y aquí debe sumarse también la actriz Clara Lago, Dani Rovira exhibe y demuestra su alto concepto de la amistad tras una ruptura amorosa. Y en esto sí debemos detenernos. Porque este referido concepto es harto ejemplar. Rompiendo todos los moldes de lo convencional.

No hubo reconciliación

E incluso asimismo manteniendo una relación tampoco y tan poco convencional, ya decimos, tras la finalización de su noviazgo. Y es que sus mensajes y el apoyo de Clara Lago durante el duro proceso que vivió el actor desde que le diagnosticaran un linfoma de Hodgkin hicieron que muchísimas personas dieran por hecha su reconciliación tras la ruptura que protagonizaron en mayo de 2019.

Aquello, sí, daba sensación de reconciliación. No cabía la menor duda a juzgar por cuanto evidenciaban a través de las redes: compañía física, mensajes de apoyo, unidad presencial… estando la una para el otro y el otro para la una. Sin embargo, y contra el pronóstico de la evidencia, fuentes cercanas a la pareja aseguran que jamás retomaron el romance…

“Hacemos planes juntos”

No, no retomaron el romance y lo de ellos era una maravillosa amistad que traspasaba todos los moldes de lo puramente habitual. Dani incluso lo anticipó a los medios de comunicación: "Somos muy amigos y los amigos pasan tiempo juntos, me cae muy bien, hacemos planes juntos y nos vais a ver muchas veces más”.

Y publicó el actor: "Estaremos peleando y protegiéndonos en casa, con mis tres perretes y con mi compañera de vida, Clara". Y de hecho así sucedió durante el más duro confinamiento de la pandemia. Juntos en la pelea, no siendo pareja, pero con un concepto mucho más amplio e incluso inédito del amor. Del cariño. De la fidelidad.

Es el distingo, es la distinción, es la diferencia, es la deferencia, es la llaneza, es la grandeza, de Dani Rovira y Clara Lago. No es necesario mostrar ninguna vehemencia ni acritud social para reivindicar modelos de vida. Para exigir libertades del ser. Para manifestarse contra lo sistematizado. Basta, pacíficamente, demostrarlo con el ejemplo personal. Obras, sí, y no palabras.

¿En qué son ejemplo no convencional Dani Rovira y Clara Lago?