domingo. 03.07.2022

Arzobispado de Sevilla permite comulgar y propone itinerarios en templos

Estas medidas se recogen en un decreto que entra en vigor el próximo lunes 11 de mayo, que permite al párroco ser el responsable de establecer las limitaciones

Arzobispado de Sevilla permite comulgar y propone itinerarios en templos

Estas medidas se recogen en un decreto que entra en vigor el próximo lunes 11 de mayo, que permite al párroco ser el responsable de establecer las limitaciones

El Arzobispado de Sevilla ha presentado este miércoles 6 de mayo la normativa que regula la presencia de fieles en celebraciones litúrgicas a través de un decreto que, entre otras cuestiones, permite comulgar en las misas en los templos.

Además, propone que tengan itinerarios diferenciados para quienes acudan, a la par que plantea que el Corpus tenga un carácter "claustral".

La normativa, en consonancia con el Gobierno, ha fijado al respecto un 30 por ciento y un 50 por ciento del aforo máximo en las fases 1 y 2 del plan de transición hacia la nueva normalidad establecido por el Ejecutivo.

El decreto firmado por el arzobispo, Juan José Asenjo, entrará en vigor este próximo lunes 11 de mayo —fecha en la que está previsto que comience la fase 1 de la desescalada— y establece que será el párroco o responsable del templo quien establezca tales limitaciones, así como las medidas necesarias para el mantenimiento de la "distancia interpersonal", informa en un comunicado.

La norma contempla, además, que la celebración del Corpus tendrá carácter claustral. A lo largo del texto se hace referencia a los accesos de entrada y salida que permanecerán abiertos, en la medida de lo posible, para evitar el contacto con pomos.

Se realizarán itinerarios diferenciados, se programarán los actos con suficiente antelación para evitar aglomeraciones de público y se habilitarán geles desinfectantes en lugares visibles.

El decreto destaca que los oficiantes en la misa "extremarán la limpieza y desinfección de los lugares de culto, de los vasos sagrados y de aquellos ornamentos litúrgicos".

En este sentido, los sacerdotes "desinfectarán sus manos oportunamente" antes y después de impartir la comunión.

Además, Asenjo recomienda evitar el contacto físico con las sagradas imágenes y la distribución de estampas y hojas de lectura en el interior de los templos.

Asimismo, el Arzobispado ha decidido dispensar a los fieles "de la asistencia a la celebración dominical y fiestas de precepto", mientras estén en vigor las restricciones de aforo.

También deja abierta la posibilidad de "posponer" otros sacramentos como las bodas y bautizos que, por lo general, suelen congregar a muchas personas, si bien no suspende esas ceremonias si cumplen con las citadas limitaciones.

Por último, en cuanto a los cultos de hermandades, el decreto estipula que serán dispensados de celebrarlos "cuando se prevea de forma razonable que será difícil el cumplimiento de la normativa", en especial en lo que concierne al aforo en los templos.

Arzobispado de Sevilla permite comulgar y propone itinerarios en templos