martes 24/5/22
Virgen del Carmen

El Carmen y la Merced: dos devociones frente a frente

Histórica visita de la Virgen del Carmen a la Merced

Todo acabó cuando brotaron las lágrimas de los ojos carmelitas y mercedarios. “¡Viva la Virgen del Carmen! ¡Viva la Patrona de Jerez!”, es lo que se escuchó en el interior de la Basílica de la Merced. El momento, la espera, la vida acabaron en ese preciso instante en la petalá justo al salir del templo de nuestra Patrona. Un altar mayor vacío, como los corazones mercedarios al vivir la imagen única de verse frente a frente las dos grandes devociones de Jerez unidas en una misma verdad, en un mismo ser: la Santísima Madre de Dios.

Una jornada eclipsada por la radiante imagen carmelita de Nuestra Señora en la visita a la Basílica de la Merced por los 800 años de la fundación de la Orden de los Redentores de Cautivos. Durante todo el recorrido, sonaron marchas en homenaje al cincuentenario de la muerte del compositor Germán Álvarez Beigbeder, un fiel devoto de la Virgen del Carmen. El acompañamiento musical fue exquisito por parte de la Banda de Música Maestro Tejera (Sevilla).

El paso que porta a la Reina del Carmelo y al Niño Jesús, que iba ataviado de tisú blanco, estaba exornado de blanco con clavel, nardos, rosas, lisianthus y freesias.

Antes de visitar la Basílica de la Merced, la Santísima Virgen se detuvo y saludó a las Hermandades de la Soledad, Prendimiento, Buena Muerte y Transporte en la calle Merced. Una calle en engalanada para la ocasión y petalá a la Virgen del Carmen en la casa de hermandad del Transporte.

De regreso, se produjo un saludo en San Marcos con la Hermandad de la Cena que montó un altar en la puerta de la Iglesia con la imagen del Señor de la Cena.

En la Basílica del Carmen, los bomberos de Jerez tributaron a la Virgen del Carmen con la medalla de oro, ya que es patrona de dicho cuerpo que lució todo el recorrido en su pecherín. Y así es comenzó a terminar una jornada que quedó en las retinas de todos los dichosos que vivieron esta histórica procesión para siempre.

El Carmen y la Merced: dos devociones frente a frente
Comentarios