domingo. 14.08.2022

El enigma de los acoplamientos para la Semana Santa de 2019

La Permanente deberá poner en marcha muchos mecanismos de mejora para contentar a las hermandades que han rechazado la nueva carrera oficial
El Cristo de la Misericordia, a su paso por la carrera oficial.
El Cristo de la Misericordia, a su paso por la carrera oficial.

El enigma de los acoplamientos para la Semana Santa de 2019

La Permanente deberá poner en marcha muchos mecanismos de mejora para contentar a las hermandades que han rechazado la nueva carrera oficial

17 votos frente a 11 es un muy escaso margen de diferencia. Es más con 3 apoyos más que hubiesen bailado de un lado a otro, estaríamos hablando de un empate entre los hermanos mayores partidarios de implantar definitivamente el modelo experimental de carrera oficial de 2018 y los proclives a regresar a la anterior configuración.

El Cristo de la Misericordia, a su paso por la carrera oficial.

Ese importante núcleo de cofradías que han rechazado la disposición que establece el comienzo en Nueva y el final en Novena, a buen seguro que van a plantear una serie de 'exigencias' en los acoplamientos que comenzarán a celebrarse en el próximo otoño.

De momento, y al margen de las mejoras y la instalación de palcos en San Juan de Dios ya anunciada, la Permanente, que encabeza Juan Carlos Jurado, se ha puesto manos a la obra con prontitud y ha confirmado encuentros con los representantes de las hermandades que se han mostrado desfavorables.

Esas citas previas se antojan muy necesarios para intentar clarificar algo el panorama de cara a unos reuniones de horarios e itinerarios que, sin duda, se presentan mucho más complicadas que las que se mantuvieron con vistas a la Semana Santa de 2018. Está claro que 11 votos en contra no son cinco.

Al margen de los cambios de recorrido que, en algunos de los casos resultan casi imprescindibles, habrá jornadas especialmente conflictivas en las que el consenso resultará muy complicado.

Analizando por días, en relación al Domingo de Ramos, los apoyos se han mantenido inalterables salvo el caso de la Sagrada Cena, que se manifestó en contra hace unos meses. Ese día resultó el más deslucido en la coincidencia de pasos en San Juan de Dios, por lo que, al margen de la configuración definitiva que presente, habrá que abordar esa cuestión.

El Lunes Santo ha sumado las disensiones de Palma y Vera-Cruz con lo que ello supone, ya que son las dos cofradías que cierran la jornada. Desde la archicofradía viñera ya se especificó que ellos apoyarían un cambio siempre un cuando se revisara su itinerario y su orden de entrada de 2018. De momento, ya se han opuesto oficialmente con lo que ello significa.

El Martes Santo no deberá presentar muchas novedades, una vez que las cinco hermandades del día han aprobado el cambio, manteniendo esa especie de sintonía que ha convertido a esta jornada en una de las menos conflictivas en el apartado de horarios e itinerarios.

El Miércoles Santo ha incorporado también dos rechazos, los de Aguas y Cigarreras. En el caso de la hermandad de Santo Domingo, llama la atención que se haya realizado tras consultar con los cargadores, un colectivo al que en algunos casos parece que no se ha tenido muy en cuenta.

Finalmente, todo lo que se pueda comentar previamente en cuanto a Jueves y Viernes Santo hay que ponerlo en cuarentena, a la espera de lo que decida la hermandad del Descendimiento y su posible marcha al Viernes Santo, con lo que ello supondría de trastoque para ambas jornadas.

De momento, lo único seguro es que Afligidos, Descendimiento, Perdón y Expiración han vuelto a rechazar el proyecto y a ellas se sumó el pasado lunes Buena Muerte. En los dos primeros casos, andan muy molestos con lo ocurrido en la pasada Semana Santa. Mientras, en la Merced esperan cualquier tipo de movimiento para la posible incorporación del Nazareno de la Obediencia a la Madrugada.

El enigma de los acoplamientos para la Semana Santa de 2019
Comentarios