lunes. 26.02.2024
Ezequiel Simancas
Ezequiel Simancas

La figura de Ezequiel Simancas es uno de los nombres propios de la Semana Santa de Jerez de la Frontera, capataz del misterio de Nuestro Padre Jesús de Pasión, el palio de Nuestra Señora del Socorro y el paso de Nuestra Señora de Loreto en su Soledad. En esta nueva entrevista repasamos su trayectoria en los martillos y su opinión sobre algunos temas relacionados con el mundo de abajo. 

La pasión por este mundo le nació siendo bien pequeño dentro del seno de una familia estrechamente vinculada al ámbito cofrade. Su primera experiencia fue como costalero en la Hermandad de la Coronación bajo el palio de La Paz con Paco Núñez con solo 14 años, y desde entonces ha experimentado vivencias en otras ciudades, además de Jerez, como Sevilla, Rota o Sanlúcar, aunque actualmente se encuentra retirado del mundo de abajo por motivos de salud.

Como capataz reconoce haber tenido la suerte de trabajar con la familia Palacios o Villanueva, aunque asegura que "nunca esperaba que iba a estar delante de los pasos ni pensando que íbamos a tener la carga de responsabilidad que tenemos a día de hoy, pero todas esas experiencias me han ayudado en mi labor como capataz". "Mis mayores maestros han sido la gente de abajo. De ellos he aprendido la metodología, la parte psicológica que también necesita una cuadrilla y el trato con los costaleros", añade.

Precisamente sobre su trato hacia los costaleros apunta a que la clave del éxito de su manera de trabajar está en "hablar su mismo idioma" ya que cuando buscan trabajar una cofradía "quieren unas garantías. El costalero de hoy se ha vuelto más exigente". Igualmente resalta el valor del equipo de auxiliares que le acompaña "con unas ideas parecidas, que no iguales" para poder evolucionar, buscar una mejoría y adaptarse a la sociedad actual. 

Juan Antonio Zarzuela y Ezequiel Simancas
Juan Antonio Zarzuela y Ezequiel Simancas

Diferencias entre los costaleros y los capataces

"El costalero suele ser un poco más egoísta, se ciñe solamente a a las citas que tiene, a las convivencias. En ese aspecto está libre de responsabilidad. La figura de capataz, tiene una carga de responsabilidad importante, no solo con la Hermandad. La Junta de Gobierno te deposita el mayor tesoro que poseen, que su imagen. Hay un abanico muy extenso donde me atrevería que capataz no disfruta al cien por cien", explica.

Ezequiel Simancas ha sido uno de los precursores a la hora de introducir el costal como herramienta de trabajo: "A día de hoy todavía tenemos muchas barreras. Las Hermandades de Jerez saben convivir con diferentes herramientas de carga pero todavía cuesta. Creo que el costal de aquí a poco tiempo va a ir creciendo porque así se está demandando".  

A pocos días de la Semana Santa y con los ensayos ya en marcha, reconoce que "llevamos un año esperándolo. Cuando llegan las Navidades comienza la cuenta atrás. A nosotros, nuestras cuadrillas tienen pocos huecos, están consagradas y lo bueno gana a lo malo. Somos de mantener pocas citas, pero es una época que se vive con ilusión y ganas. La intención es mejorar el trabajo que hizo el año anterior". 

"La Semana Santa de Jerez en la última década ha cambiado y está beneficiando a todas las parcelas de las Hermandades y también al costalero, que goza de una salud impecable. Actualmente está montada en un carro que le va a hacer ir subiendo. Volver atrás sería negativo para todos y debe servir para conocer lo que tenemos ahora", añade. 

Juan Antonio Zarzuela y Ezequiel Simancas
Juan Antonio Zarzuela y Ezequiel Simancas

Magna Mariana de 2024

En relación a la Magna Mariana del mes de octubre, Simancas considera que "Jerez es un escenario perfecto para este tipo de eventos. Para los cofrades es una magnífica oportunidad de demostrar nuestra devoción por la Virgen. Van a salir muchas personas beneficiadas y claro que no van a faltar costaleros. Va a ser una experiencia para vivir y dar una muestra de fe importante".

Asimismo recalca la importancia de adaptarse a las nuevas formas de comunicación que ofrecen las redes sociales, en su caso con el sobrenombre de 'Bajo el Faldón'. "Esto ayuda a llegar a más personas. Todas las herramientas que ayuden a seguir creciendo son importantes, aunque tener buenas redes sociales no te van a llenar los pasos. Los pasos son una historia y qué herramientas te ayudan a potenciarlo es otra". 

En la recta final de la entrevista también aborda la llegada de nuevas generaciones, como es el caso de su hijo Manuel de quien confía en que continúe con su legado: "Cuando hablamos de una segunda generación, no podemos tirar el apellido, todo lo contrario. Tiene que ser sinónimo de garantía y trabajo. Si quiere estar esta es una condición sin ecuánime para ponerse delante de los pasos". 

Ezequiel Simancas, capataz en Jerez: "Mis mayores maestros han sido la gente de abajo"