martes 17/5/22

Rafael Zornoza: "La epidemia es una oportunidad para vivir en lo esencial"

Cádiz es una de las pocas ciudades en la que las iglesias permanecen abiertas

Las iglesias en Cádiz continúan abiertas pese al Estado de Alarma en el que se encuentra inmersa España y a la situación de confinamiento que viven el país en general y la ciudad de Cádiz en particular.

En este sentido, el obispo diocesano, Rafael Zornoza, lo defiende con claridad: “La iglesia no cierra nunca, es el cuerpo de cristo”, ha trasladado en un mensaje grabado en vídeo que el Obispado ha hecho público este martes y en el que Zornoza considera la epidemia como “una oportunidad que Dios nos da para movernos hacia una verdadera conversión en esta Cuaresma”.

“Tenemos una oportunidad para vivir nuestra fe viviendo precisamente en lo esencial, sabiendo que Dios está por encima de todo, que nos ama y que nuestra vida depende de Él. Y eso nos hace tener una mirada de fe tan necesaria en estos momentos”, afirma el obispo, invitando a sus fieles a aprovechar el confinamiento “para mirar a las personas de forma distinta, para amarlas y para valorar la familia”.

Una docena, en concreto, son las diócesis de toda España que han optado por no suspender el culto público ni cerrar las iglesias para colaborar con las autoridades en frenar la propagación del virus, que sigue su grave escalada en cada parte informativo que se hace público.

El decreto de Estado de Alarma del pasado viernes fue fundamental para estos 58 obispos que principalmente el sábado 14 de marzo empezaron a emitir decretos anunciando esa decisión, efectiva en casi todo el país desde el lunes.

En el caso de Cádiz y Ceuta, el Obispado decretaba el viernes pasado que las iglesias han de permanecer abiertas mientras las autoridades no dispongan lo contrario” y que las misas diarias y dominicales, la administración de sacramentos y las celebraciones litúrgicas “se mantienen”. Orientaciones que con posterioridad han sido ‘maquilladas’ indicando que las iglesias deberán permanecer abiertas “para permitir la oración siguiendo las normas emitidas por Sanidad y con la prudencia debida” o que las misas se celebrarán “con un número limitado y controlado de fieles o sin presencia de ellos, pidiendo especialmente por el fin de esta pandemia”.

En el caso de la parroquia de San Lorenzo de la capital, las misas ya han sido suspendidas siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad de respetar el confinamiento y evitar las reuniones en grupo.

Rafael Zornoza: "La epidemia es una oportunidad para vivir en lo esencial"