martes 19/10/21

Vuelven las procesiones, las bullas y las calles llenas en Sevilla

Las primeras procesiones después de la pandemia han causado una gran expectación entre los sevillanos que no han querido perderse el gran ambiente viviendo en el centro este fin de semana

Hermandad de la vera cruz en Sevilla
Hermandad de la Vera Cruz en Sevilla

Sevilla ha vivido un último fin de semana cargado de normalidad. Mientras la campaña de vacunación ante el Covid-19 avanza con paso firme, la capital de Andalucía ha protagonizado un intenso fin de semana en el que la ciudad ha acogido decenas de eventos culturales, turísticos y económicos, entre los que destacan el regreso de las tan ansiadas procesiones.

Sin duda, el centro ha sido el hervidero donde más personas se han concentrado durante el sábado y el domingo, donde el ambiente festivo reinó por encima de las medidas de seguridad, puesto que se vieron imágenes que poco se asemejan a todo lo que hemos vivido en este infernal año y medio de pandemia.

Uno de los platos fuertes culturales del fin de semana ha sido el regreso de las procesiones por todas las calles de la ciudad, un hito largamente esperado por lo que supone para las personas cofrades.

La vuelta de las procesiones en Sevilla

Hace exactamente un año y seis meses, el Señor de la Salud de la Hermandad de los Gitanos se lució en la salida de su Vía Crucis de las Cofradías, siendo el último gran acto cofrade antes de que apareciese la pandemia. Ahora, más de 18 meses después, las Vírgenes de las Tristezas, de la Hermandad de la Vera Cruz; y la de los Desamparados del Parque Alcosa, fueron las primeras en salir a la calle después de los peores meses de pandemia.

Con la vuelta de la bulla y el amparo de los fieles, estas procesiones retornaron triunfalmente a las calles de Sevilla, dando un carácter más que especial a unos cultos ordinarios que de no ser las primeras procesiones tras tanto tiempo, jamás hubieran congregado la gran multitud de personas que acudieron a verlas.

Por su parte, en la tarde del domingo, la Pastora de Santa Marina también realizó su procesional anual, desde la hermandad hasta el Ayuntamiento de Sevilla. Así, la calle Amparo y sus inmediaciones estuvieron más engalanadas que nunca, dada la importancia del tercer domingo de septiembre para la hermandad.

Eso sí, este año todo ha sido distinto, pero al menos las procesiones han salido a la calle. Los costaleros tuvieron que ser sometidos a un test de antígenos, de los que ninguno dio positivo, llevando a demás debajo del paso mascarilla y con los faldones laterales recogidos como medida para evitar contagios. Siendo este el preludio más claro de lo que será la Semana Santa de Sevilla en 2022.

Vuelven las procesiones, las bullas y las calles llenas en Sevilla