jueves 9/12/21

Seis conductores de transporte escolar falsean los datos del tacógrafo en Córdoba

Sucesos Córdoba: La Benemérita ha confirmado que la investigación comenzó hace un mes cuando especialistas en transportes realizaban una inspección
Niños subiendo a un autobús escolar
Niños subiendo a un autobús escolar

Seis conductores de autobuses que transportan escolares hasta un centro docente están siendo investigados por agentes del Grupo de Investigación y Análisis (GIAT) del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Córdoba por falsear los datos relativos al tacógrafo.

La Benemérita ha confirmado que la investigación comenzó hace un mes cuando especialistas en transportes realizaban una de las muchas inspecciones que durante el transcurso del curso escolar acometen en diversos lugares de la provincia de Córdoba.

Fue entonces cuando comprobaron que tres autobuses de la misma empresa usaban en el interior del aparato tacógrafo una tarjeta de conductor que correspondía a otros que pertenecían a la misma empresa. Sin embargo estos últimos no conducían los autobuses en esos momentos.

Tarjeta del conductor del autobús es personal e intransferible

Hay que recordar que la tarjeta del conductor es un documento personal e intransferible. Se introduce en el tacógrafo, se registran los datos referentes a tiempos de conducción y los descansos que el conductor va realizando.

De esta manera, al utilizar una tarjeta perteneciente a otra persona, se consigue que dichos datos se registren a nombre de esa persona, en lugar de a quien verdaderamente ejerce la conducción en ese momento; originando con ello "un relevante y potencial riesgo de siniestralidad con clara redundancia en la seguridad vial, al haber podido circular el conductor sin encontrarse en plenitud de facultades y desvirtuando con ello la potestad de vigilancia y control de las autoridades y policías de tráfico y transporte".

Los hechos pueden ser constitutivos de un delito menos grave de falsedad en documento público, oficial o mercantil, tipificado en el artículo 392.1º del Código Penal. De esta manera, se han elevado las actuaciones a la autoridad judicial competente. Los investigados se enfrentan a penas de prisión de tres años, además de a una multa considerable.

Seis conductores de transporte escolar falsean los datos del tacógrafo en Córdoba