lunes 16/5/22
La Torre del Oro cumple 800 años

Uno de los monumentos más famosos de Sevilla, La Torre de Oro, protegida como bien de interés cultural cumple este año su octavo centenario desde la conclusión de sus obras de construcción como baluarte de la antigua medina almohade.

La torre, de planta dodecagonal y casi 37 metros de altura, se construyó entre el año 1220 y febrero de 1221 por orden del gobernador Abù-I-Ulà; a orillas del Guadalquivir. Monumento que remataba la coracha o tramo de muralla que, durante el periodo almohade, conectaba con el antiguo recinto fortificado del que nace el actual conjunto palaciego de los Reales Alcázares, declarado Patrimonio Mundial, con el propio río.

Su nombre en árabe, Borg al-Dsayeb, alude al brillo dorado del reflejo de la construcción sobre la lámina de agua del río. Aunque tradicionalmente dicho brillo se atribuía a un supuestamente desaparecido revestimiento de azulejos; el proyecto de restauración acometido en 2005 en la torre puso de relieve que dicho fenómeno se ocasionó por un revestimiento con mezclas de mortero, cal y paja prensada.

La torre alcanza una altura de casi 37 metros

Constaba en principio de dos cuerpos a los que se añadió en 1760 un tercer cuerpo; una linterna cilíndrica, en el marco de la restauración acometida entonces en el monumento tras los estragos del terremoto de Lisboa de 1755. Así, la torre alcanza una altura total de casi 37 metros desde la rasante de su base en el paseo Alcalde Marqués del Contadero.

Em 1931, la Torre del Oro, se declaró monumento histórico-artístico y en la era moderna se le sometió a restauraciones en 1900, entre 1991 y 1992, en 1995 y en 2005; acogiendo desde 1944 un museo marítimo tras haber sido usada como capilla; prisión de nobles, almacén de pólvora, oficinas de la Capitanía del Puerto y Comandancia Naval.

La Torre del Oro de Sevilla cumple su octavo centenario