sábado 27/11/21

Cara a cara, una vez más

Sevilla FC y FC Barcelona se enfrentan por séptima vez en los últimos 365 días

Es un partido siempre interesante, pero en este caso no se puede decir que los Sevilla-Barcelona y viceversa le sean precisamente esquivos al calendario. De hecho, en los últimos 365 días los dos equipos se han visto las caras en nada menos que, con esta de mañana, siete ocasiones. Tres duelos ligueros, tres coperos y uno de la Supercopa de España, con tres en el Ramón Sánchez-Pizjuán como sede, dos en el Camp Nou y otros dos en terreno nuetral, el Wanda Metropolitano y el Stade Ibn Battouta de Tánger.

El balance, como muchos ya intuirán, no es el más favorable en cuanto a resultados, pues se han registrado cuatro victorias azulgranas, un empate y un triunfo sevillista en los seis precedentes. Eso sí, en las dos citas con Nervión como escenario mantuvo el tipo el equipo sevillista, con un empate liguero la pasada campaña -Messi empató cuando ya se saboreaba el triunfo- y un claro 2-0 hace unas semanas en la Copa que no fue suficiente para la vuelta en el Camp Nou.

Precisamente ese es el objetivo ahora, mantener el tipo ante un líder que se va creciendo con el paso de las jornadas pero que es humano, como demuestran el 1-1 que deberá defender este miércoles en el Bernabéu para jugar la final de la Copa, o el empate sin goles cosechado en la Liga de Campeones ante el Olympique Lyonnais. Y es que jugar en el Ramón Sánchez-Pizjuán no es sencillo para nadie, algo que deben hacer valer los blanquirrojos para no abandonar la zona de privilegio de la tabla.

Sin ir más lejos, el Sevilla acumula actualmente 18 jornadas consecutivas en puestos de Champions, una racha que muy probablemente quedaría rota este fin de semana si el Barcelona se lleva todo o parte del botín de puntos. Y es que la trayectoria irregular de las últimas jornadas hace que tanto el Getafe como el Alavés se hayan situado a un punto del cuarto puesto.

Pablo Machín podrá contar finalmente con Navas pese a las dudas que dejó su recta final de partido ante la Lazio. Bien es cierto que habrá que esperar hasta el final para saber si el palaciego está como para salir de inicio. Por lo demás, las novedades en la lista son las de Wöber y Banega, ambos inhabilitados por sanción para jugar la vuelta de dieciseisavos de final ante la Lazio. Salen de la convocatoria el lesionado Escudero así como Bryan, que volverá a tener minutos con el Sevilla Atlético en su visita al Recreativo Granada. Siguen trabajando para volver cuanto antes jugadores como Gnagnon, Gonalons, Aleix Vidal o Carriço, que permanecerán una semana más en el dique seco e intentarán aprovechar la ausencia de fútbol intersemanal para intentar apurar sus opciones de estar en Huesca.

El propio Aleix romperá la posibilidad de que hasta cuatro jugadores se midan al que fuera su equipo, ya que Munir lo hará como sevillista y tanto Lenglet como Rakitic vivirán esa sensación en el otro bando. El que no podrá repetir cita en Nervión es Kevin Prince-Boateng, única ausencia destacable en la lista de convocados de Ernesto Valverde y que debutó como jugador culé en la ida de octavos de la Copa del Rey. Ya estaba confirmada la baja por lesión de jugadores como Arthur, Vermaelen o el guardameta Cillessen. Con una cita tan importante como la del miércoles a sólo cuatro días vista, está por ver qué rotaciones realiza el técnico cacereño, aunque todo hace indicar que los hombres clave del ataque catalán saltarán de inicio.

Sin más fútbol intersemanal a la vista hasta que el Slavia de Praga entre en escena, el equipo sevillista se vuelca en un duelo liguero que contará con el arbitraje, una vez más, del valenciano Mateu Lahoz, al que el destino viene cruzando recurrentemente con los blanquirrojos en las últimas semanas. Estará auxiliado en la sala del VAR por Guillermo Cuadra Fernandez.

Cara a cara, una vez más