domingo. 26.06.2022
<![CDATA[]]>

Con la esperanza de prender el liderato un Lunes Santo

Los amarillos podrían encabezar la clasificación si logran vencer al Huesca en Carranza

Cuando la Liga de Fútbol Profesional con su curioso patrocinio fijó la fecha del Cádiz-Huesca el lunes, día 26 de marzo, un halo de incredulidad rodeó a los cofrades y a los aficionados al fútbol en la Tacita de Plata.

Los seguidores amarillos, atados a la vera-cruz del sufrimiento y con un amor inquebrantable a sus colores siempre remiten a que su equipo se lleva la palma en cosas extrañas. Y ahora le ha tocado jugar con las procesiones en la calle.

No ha habido misericordia horaria, pero el equipo no podrá excusarse en la soledad ya que las gradas amarillas presentarán un aspecto inmejorable. En una ciudad castigada por tantas penas, la promoción de entradas a 1 euro apenas duró dos horas en taquilla. Tampoco es que al cadista haga falta prenderle mucho para que responda.

Sin embargo, ese partido que se disputará en Carranza, cuando a pocos kilómetros del remozado estadio amarillo estén sonando las cornetas y tambores, estará rodeado de una esperanza inimaginable a comienzos de temporada.

Los dos últimos resultados cosechados por los de Álvaro Cervera, unidos al notable bajón experimentado por el Huesca, otorgan a la cita del próximo Lunes Santo, a partir de las 21:00 horas, unos condicionantes muy especiales. Y es que el equipo podría irse a dormir el Martes Santo como líder de la competición.

La combinación es relativamente sencilla, ya que también el curioso destino ha querido que en esta jornada se enfrenten entre sí los cuatro conjuntos que encabezan la clasificación. Al Cádiz-Huesca se suma otro apasionante Sporting-Rayo en Gijón.

Y dentro de esa combinación solo caben dos resultados posibles. Una victoria de los de Álvaro Cervera -que lógicamente conllevaría la derrota del Huesca- y un triunfo de los de Rubén Baraja en su feudo. Con esos marcadores se produciría un triple empate a 57 puntos en la cabeza de la clasificación que, de forma provisional, favorecería a los amarillos.

Al margen de ese sueño que podría cristalizarse la próxima jornada, la que se disputó el pasado fin de semana ha servido para evidenciar el buen estado de equipos como, precisamente, el Rayo y el Sporting que encandenan una gran racha de resultados.

En el polo opuesto se sitúan Huesca y Granada. De hecho, el último vaparalo sufrido por los nazaríes ha traído consigo la destitución de José Luis Oltra, que será reemplazado por Pedro Morilla.

Consumada la salvación frente al Sevilla Atlético y tras la victoria en León, el siguiente objetivo, que no es otro que asegurar los puestos de liguilla, se ha consolidado ya que la brecha con respecto al Oviedo -séptimo clasificado- es ahora de cinco puntos.

]]>

Con la esperanza de prender el liderato un Lunes Santo
Comentarios