miércoles 26/1/22

"El Alavés es un rival directo y sabemos lo que hay que hacer"

Joaquín Caparrós no quiso ni por un momento referirse a otra cosa que no sea el partido ante el conjunto vitoriano

Joaquín Caparrós ha comparecido en la sala de prensa tras el entrenamiento en el Ramón Sánchez Pizjuán para hablar del duelo contra el Alavés: "Mañana es un partido importante, con un rival directo y sabemos lo que hay que hacer. Estamos mentalizados y esperamos que nos salga todo porque enfrente hay un equipo con confianza y que lo está haciendo bien".

Repasando la enfermería, sólo descartó a Vaclík: "Esperamos hasta última hora. La lista la damos mañana porque son 24 horas. Somos optimistas con Escudero, con Sarabia y con André. Mercado está más difícil pero vamos a esperar. Todos conocemos su capacidad de sufrimiento. Es un partido importante pero luego tenemos otro partido y una nueva plantilla. Podemos elegir. Lo de Vaclík va bien, en su proceso. Está en su fase final".

Sobre la idea de juego, el técnico no quiso desvelar demasiado: "Estamos contentos, aunque el resultado del otro día fue negativo, el equipo generó ocasiones y vamos a mantener la idea. Los dos delanteros lo pensaremos pero estamos contentos con los futbolistas y con la idea". Además, profundizó en que el objetivo es a nueve partidos: "Es un partido muy importante. Quedan muchos puntos y de nada valía ganar el domingo si tropiezas luego. Juegues contra quien juegues es difícil y hay que estar mentalizados, fuertes y recuperarnos. Hay que adaptarse y superar las adversidades porque el que consigue los objetivos es el fuerte mentalmente. Lo táctico y lo físico pasa a un segundo plano".

Sobre su posible continuidad, el utrerano fue claro: "Tenemos que intentar conseguir un buen resultado. Mis cinco sentidos están en lo de mañana. Yo os entiendo a vosotros y haría la misma pregunta que vosotros". Por último, tras destacar el trabajo de Arana aunque no esté teniendo minutos, se refirió a Wober: "Es un magnífico profesional y también quiero resaltar a Max, con 20 años y cómo se ha empapado de sevillismo. Sabéis el pronóstico de la lesión y siguió porque no había más cambios. Ese es el ADN sevillista".

"El Alavés es un rival directo y sabemos lo que hay que hacer"