sábado 27/11/21

Inoportuno descalabro en los Juegos del Mediterráneo

Pese a la derrota el Almería sigue en puestos de ascenso directo a Primera División

Una polémica y rigurosa expulsión de Darwin Núñez en el minuto 38, por doble amarilla, marcó el partido que el Almería disputó frente al Elche en un Estadio de los Juegos Mediterráneos con más de 11.000 espectadores y un ambiente de Primera.

Hasta ese momento los rojiblancos estaban haciendo un buen fútbol y teniendo claras oportunidades, pero tras quedarse en inferioridad numérica las cosas cambiaron. Pese a que no se rindieron nunca nuestros representantes, el rival, que también juega al fútbol, aprovechó el estar con once sobre el campo.

José María Gutiérrez tenía importantes bajas para afrontar el encuentro y realizó cambios en el equipo. Debutó David Costas que formó en el centro de la defensa con Maras; mientras que Balliu e Iván Martos ocupaban los laterales. En la medular Kaptoum y Vada, en los extremos Appiah y Lazo, y arriba Juan Muñoz y Darwin Núñez. Con esta formación el Almería se disponía a hacer frente a un adversario peligroso y de calidad.

Tras unos primeros minutos de alternativas, los rojiblancos se impusieron. Pasaron a tener el balón, a moverlo con criterio y rapidez, siendo verticales para buscar en todo momento la meta contraria. Las ocasiones no tardarían en llegar. En el minuto 9 Vada saca la pelota desde la defensa, cede sobre Juan Muñoz y éste pasa en profundidad a Darwin Núñez, que se va por velocidad de su marcador para encarara al meta, que rechazó a córner el “obús” del uruguayo.

En el minuto 10 Appiah remató fuera, y en el 14 el extremo inglés puso un centro desde la derecha que no pudo culminar Darwin Núñez. Éste, en el 23, protagonizó otra “cabalgada” tras un pase con la mano de Fernando, aunque acertó a culminar. El uruguayo seguía siendo protagonista cuando en el 25 tuvo otra oportunidad después de un gran jugada por la derecha de Balliu y Appiah.

El Almería estaba siendo brillante y marcaba bien los tiempos del partido. Cuando tenía que imprimir velocidad, lo hacía… y de qué manera además, y cuando tenía que mover más el balón, ponía criterio y calidad. Además presionaba bien al Elche, trabaja con eficacia en defensa y tenía sentido la anticipación en la medular. Todo bajo control.… Pero también tuvo algún que otro despiste, como en el minuto 32.

Pérdida de balón atrás y ocasión para el Elche que se fue fuera. Cuando Fernando se disponía a sacar de portería, el árbitro le mandó parar. Desde el VAR el decía que había habido un penalti de Maras, que no vio el colegiado, ni protestó el Elche. Lanzó Fidel, y Fernando, detuvo.

Todo estaba yendo por el buen camino hasta que en el minuto 38 el árbitro, recién ascendido a la Liga SmartBank, mostro la segunda tarjeta amarilla a Darwin y lo expulsó. El Almería se quedaba con diez con mucho, muchísimo partido por delante. Al descanso se llegaba con 0-0.

Los rojiblancos salieron en el segundo período dispuestos a hacer la épica y apretaron, pero el rival no se empleaba con contemplaciones y frenaba las acometidas del Almería con muchas faltas. Las alternativas se sucedían, con más posesión del Elche y rápidas transiciones almerienses.

En el minuto 62 Fidel, dentro del área, remataba a gol un centro desde la izquierda. Era el 0-1, y las cosas se ponían todavía más cuesta arriba. El Almería no se rendía e intentaba la heroica. El técnico hacía cambios buscando mayor mordiente e incisividad. La incertidumbre por el marcador era absoluta hasta en el 88, a la salida de un córner, Pere Milla hacía el 0-2 y dejaba sentenciada la confrontación.

Inoportuno descalabro en los Juegos del Mediterráneo