sábado 22/1/22
Álvaro Cervera, con rostro serio en el banquillo del Martínez Valero

Fuente: CádizCF
Álvaro Cervera, con rostro serio en el banquillo del Martínez Valero Fuente: CádizCF

"No lo veo como al Fali que yo he conocido". Con esas contundentes palabras se refería Álvaro Cervera a su jugador hace algunos días. El técnico ecuatoguineano ha visto como en cuestión de meses toda la estructura construida en los últimos cinco años se ha derrumbado de un plumazo. Pero lo cierto es que esa misma frase pronunciada por Cervera se puede aplicar al cambio de rumbo que ha tomado el entrenador del Cádiz CF

Porque Cervera ha sido el líder una ciudad que ha creído en él de forma ciega. Los cadistas se agarraron a la filosofía implantada por el técnico y la han defendido a capa y espada por todos los rincones de España. En el escenario, que en esto del fútbol se conoce como césped o terreno de juego, el equipo correspondía el aliento de los suyos con una brega y una lucha que 'no se podía negociar'.

Álvaro Cervera dirige una sesión de entrenamiento del Cádiz CF

Pero los tiempos de dudar en la intensidad llegaron. Los refuerzos pedidos por Cervera durante temporadas jamás llegaron a pesar de que aterrizó una persona de mayor confianza como Enrique a la dirección deportiva. Todo ha cambiado en apenas unos meses y el Cádiz CF apunta a LaLiga SmartBank con más fuerza que nunca. Pero eso no es lo que duele. Duele observar que entrenador y jugadores parecen haber tirado la toalla en según qué momentos. Ni creen ni hacen creer al cadismo.

¿Dónde está Álvaro Cervera?

La derrota frente al Elche CF en el Martínez Valero fue un disparo directo al corazón de la afición. Una vez más, el Cádiz CF daba vida y reanimaba en la tabla a otro rival frontal por la permanencia en LaLiga Santander. Ya ocurrió en el Nuevo Mirandilla frente al Deportivo Alavés o en el Coliseum Alfonso Pérez ante el Getafe CF. 

El equipo no compite como antes y no es tan incómodo como antaño. La solidez defensiva ha desaparecido, la efectividad ofensiva brilla por su ausencia y el orden es inexistente. En tres encuentros, el Cádiz CF ha encajado la friolera cifra de 11 goles. Un dato demoledor para un equipo que ha vivido del buen hacer como bloque y moldeando un esquema hecho para defender esperando la oportunidad.

Álvaro Cervera decía que "estoy en el Cádiz por mi orden, y mi orden me echará del Cádiz". En este momento, el ecuatoguineano está fallando a su palabra. Algo a lo que ha acostumbrado durante esta temporada. Mensajes contradictorios en salas de prensa que no casan con la oratoria habitual del entrenador amarillo. 

Lo mejor de todo esto es que el Cádiz CF está más que vivo en LaLiga Santander. Las sensaciones son nefastas, pero solo dos puntos separan a los amarillos de la salvación. Después de tantos años de bronce en la afición, lo único coherente sería abandonar el oro luchando hasta el último momento. Porque el Cádiz, y sobre todo el de Álvaro Cervera, no ha entendido de otra consigna. Y mirad lo bien que le ha ido. 

LaLiga: Ni rastro de Álvaro Cervera en el Cádiz CF