jueves 26/5/22

Pina-Vizcaíno, la guerra de todos los veranos

Un juez embarga las acciones del actual presidente del Cádiz, que responde con un contundente comunicado

El Juzgado de Primera Instancia número 11 de Sevilla ha embargado cautelarmente todas las acciones del presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno. La decisión afecta a todas las participaciones que ostenta Vizcaíno en la sociedad Locos por el Balón, S.L., que a su vez controla la mayoría del club, y ha sido acordada para evitar la "despatrimonialización" de la entidad. La medida ha sido adoptada tras la demanda interpuesta contra el presidente por el conocido agente de futbolistas y accionista del club, Quique Pina.

La reclamación judicial se basa en una deuda que reclama Pina a Vizcaíno que asciende a 1.025.000 euros más los intereses. Esta cantidad deviene de un préstamo solicitado por la referida sociedad Locos por el Balón, S.L., a Doyen, en 2015 por el referido importe para paliar la falta de liquidez del club. Este préstamo no fue devuelto por Locos por el Balón, controlada por Vizcaíno, y en la que participa Pina. Doyen exigió el pago de la deuda a este último y lo hizo a través de una cesión de crédito a Calumbur, sociedad familiar del ex directivo.

El ex consejero delegado del Cádiz, que se encuentra en estos momentos imputado por la Audiencia Nacional en la denominada 'Operación Líbero', reclama por lo tanto esta cifra a Vizcaíno y, de manera cautelar, el juez ha bloqueado el paquete accionarial con el que se controla en estos momentos el Cádiz, C.F. Por lo que queda comprometiendo de esta manera el futuro inmediato del club.

Pina lleva meses reclamando al actual presidente que cesen las operaciones de descapitalización del club, a las que se ha referido como un "auténtico saqueo". En este sentido, Pina rechazó el cobro de otra deuda, en este caso particular, contraída con Vizcaíno al considerar que los fondos con los que pretendía saldarla el presidente procedían de las arcas del equipo.

Respuesta de Vizcaíno

El embargo preventivo de acciones acordado en el seno de un procedimiento de medidas cautelares, además de no ser firma y de no tener efecto de cosa juzgada, carece de consecuencias prácticas por lo que respecta a la gestión societaria.

En ese sentido, lo que realmente posee relevancia, es sacar a la palestra, en el seno del procedimiento principal, el origen ilícito de los créditos que fundamentan la cesión, actualmente investigados por la Audiencia Nacional, y que proceden de operaciones que, indiciariamente, han sido calificadas como comisiones irregulares.

En cualquier caso, se vuelve a demostrar que el único interés del señor Pina, a través de su sociedad instrumental Calambur S.L., es buscar exclusivamente su propio beneficio, sin importarle el perjuicio que pueda producir a la entidad propietaria de la mayoría de las acciones del Cádiz Club de Fútbol S.A.D.

Afortunadamente, por el administrador de Locos por el Balón S.L., se han adoptado las medidas y se han tomado los acuerdos necesarios, para evitar que el Cádiz Club de Fútbol S.A.D. se vea afectado en ningún caso por la conducta del señor Pina, al contrario de lo que ha sucedido en el Granada Club de Fútbol, que por su falta de ética y de responsabilidad, se encuentra en la actualidad en situación procesal de investigado (imputado) por la Audiencia Nacional.

Pina-Vizcaíno, la guerra de todos los veranos