viernes 20/5/22

Vitoria pone a prueba la personalidad del líder

Un estadio invicto esta temporada en La Liga e históricamente poco propicio servirá como nueva prueba de fuego para el Sevilla en la competición doméstica

En apenas unos días habrá partidos con tintes de final, sin margen de error, tanto en la Copa del Rey como en la UEFA Europa League. Pero para este Sevilla que navega entre tantos frentes, la competición liguera ya es sinónimo de por sí de partido más que trascendente. Sobre todo porque le tocará volver a defender liderato tras el tropiezo continental en Bélgica. A diferencia de jornadas anteriores, en las que los rivales directos ya actuaron antes y el Sevilla sabía a lo que atenerse, en esta ocasión le tocó dormir aún como líder y no será ya hasta por la tarde cuando todo se empiece a mover.

De hecho, el equipo de Pablo Machín volará a Vitoria en la primera posición y solo la abandonará si bien el Atlético gana en Girona o si el FC Barcelona puntúa en el Camp Nou ante el Villarreal CF, duelos ambos que precederán al de Mendizorroza. Y es que más allá de ser partidos históricamente calientes, en esta ocasión el Alavés-Sevilla supone el enfrentamiento entre el cuarto y el primer clasificado de la competición, o lo que es lo mismo, el duelo clasificatoriamente más atractivo que se puede presenciar en esta 14ª jornada.

Y es que los vascos han comenzado como pocos esperaban, logrando situarse en la zona de puestos Champions casi desde el primer momento. Como suele ser habitual, Mendizorroza no es campo fácil para nadie. De hecho sólo se han escapado de allí hasta el momento los cuatro puntos que se dejaron de ganar con los dos empates cosechados frente al Betis y el Getafe. Sin ir más lejos y junto al Wanda Metropolitano, el alavesista es el único estadio que queda invicto esta temporada en Primera División.

En cuanto a las posibles ausencias, Machín viaja con absolutamente todo lo que tiene y solo deja en Sevilla a los dos futbolistas que estaban ya descartados desde inicios de semana: Gonalons y Jesús Navas. Con Aleix Vidal como duda hasta última hora por las molestias que le impidieron acabar el choque en Lieja, está por ver si el técnico apuesta, si se confirmara la baja del tarraconense, por desplazar a Mercado a la derecha o cambiar de banda a uno de los dos carrileros zurdos. En cuanto a los de casa, las únicas bajas son las de los lesionados Rodrigo Ely y Daniel Torres.

El partido, que dirigirá el murciano José María Sánchez Martínez apoyado desde el VAR por Carlos del Cerro Grande, podría suponer romper la racha de cuatro visitas consecutivas sin ganar en tierras alavesas, en un estadio que tradicionalmente no se ha dado nada bien. El premio, irrechazable, pues ganar supondría seguir una semana más encaramados en solitario a la primera posición y quien sabe si lograr arañar algún punto con respecto a los principales perseguidores. El test es de enjundia, pero el líder debe tener las respuestas.

Vitoria pone a prueba la personalidad del líder
Comentarios