lunes 20/9/21

"Queríamos dar un golpe en la mesa y decir estamos vivos"

Hablar de la Fundación Vipren es algo más que hacerlo de sus 132 equipos de competición en 35 modalidades deportivas y más de 550 títulos

Miguel González Saucedo
Miguel González Saucedo

Hablar de la Fundación Vipren es algo más que hacerlo de sus 132 equipos de competición en 35 modalidades deportivas y más de 550 títulos. Más que de las 150 obras de arte que atesora en sus fondos. Es hacerlo de una entidad con base en Chiclana pero que ha hecho realidad los sueños de muchos andaluces.

La medalla de oro obtenida por José Manuel Moreno Periñán, ‘El Ratón’, en Barcelona 92, la primera lograda por un español en una Olimpiada, exceptuando la de Fernánez Ochoa que fue en una olimpiada de invierno, lleva el sello de Vipren y así otros muchos logros. La última crisis financiera puso esta entidad en una suerte de ‘stand by’, pero la familia González Saucedo ha decidido poner pie en pared y la Fundación Vipren despierta de nuevo de su letargo. La semana pasada una exposición virtual de sus obras de arte dio el pistoletazo de salida de esta nueva andadura. Y su presidente, Miguel González Saucedo, concede a ELMIRA.es una entrevista donde ofrece todos los detalles del nuevo tiempo para la Fundación Vipren.

Este pasado martes 9 de marzo supuso el regreso a la vida pública de la Fundación Vipren, lo primero, ¿cómo han sido las reacciones de la gente ante la noticia?

Con mucha alegría. En el momento en que los medios lo publicasteis, esa misma tarde recibí multitud de llamadas de amigos e instituciones mostrándonos su apoyo y dándonos la enhorabuena. Me llevé toda la tarde contestando llamadas. Cuando terminé abrí el whatssap y tenía 200 mensajes. Y al día siguiente, en mis redes sociales, ídem de ídem. Muchas muestras de alegría.

Vipren comenzó en el 83 como grupo deportivo. En el 99, ya como fundación, ampliamos nuestra actividad al sector cultural, artístico, social y de investigación por peticiones que nos llegaban de libros. Y fueron los años de oro de la fundación. Nuestra empresa revertía parte de sus beneficios a la sociedad, pero cuando llega la crisis financiera de 2008, donde en España cerraron 1.800 empresas, nos vimos muy afectados y tuvimos que reconvertirnos. Seguimos vivos y con menos gente, pues apenas estamos ya la familia en el staff de la fundación y en la empresa.

Biblioteca Vipren

Esta nueva etapa empieza con muchas ganas e ilusión, pero con mucha modestia y humildad. Con un presupuesto muy corto, pero como se suele decir: una gran carrera empieza con un primer paso. Y nadie puede decir que ha perdido una batalla si sigue luchando. Son tiempos difíciles. Nosotros todavía no habíamos terminado de salir de la crisis del 2008 y nos metemos en la del Covid.

En la de 2008 aguantamos bien hasta 2013, donde nos tuvimos que reconvertir. Sin embargo, en esta crisis hemos visto que cuando se ha decretado el confinamiento se ha parado toda la flota de aviones, han cerrado montones de compañías aéreas, han cerrado otro montón de touroperadores de cruceros, la Hertz de alquiler de coches ha cerrado. Boeing y Airbus han tenido que hacer muchos despidos. Y los países productores de petróleo en el momento en que no se movían los coches, los aviones y los barcos vieron cómo se puso el crudo en números negativos.

Las petromonarquías presentaron suspensión de pagos. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que nosotros en la otra crisis aguantamos seis años, pero estas empresas no han sobrevivido a tres meses. A pesar de todo seguimos luchando. Y hemos empezado con una exposición virtual de nuestros fondos artísticos.

¿Cómo han fraguado esta reactivación?

Queríamos dar un golpe en la mesa y decir: estamos vivos. Cuando alguien me llama y me pregunta por el Covid siempre digo, estamos vivos, hay vida y hay esperanza. Y espero que pronto podamos cambiar los codazos por abrazos. Cuando estoy haciendo gestiones me encuentro con amigos que me preguntan a qué me dedico. Y les digo que sigo con mi empresa. Claro, ya no hacemos tanta publicidad como antes y cuando algo no se comunica, no existe, pero seguimos, en plan familiar, pero seguimos.

También me preguntan por la Fundación, y les cuento que nuestra actividad no se paró. Han seguido viniendo investigadores a nuestra biblioteca, hemos hecho pequeños concursos de arte, actividades con asociaciones y colaborando, pero en comunicación no hemos hecho nada y ahora queremos decirlo bien alto, estamos vivos, seguimos aquí y con nuestro pequeño presupuesto queremos ser muy imaginativos. 

En tiempos de mi padre era “trabajo, trabajo y trabajo” y ahora es “trabajo, constancia e imaginación”. Tenemos que hacer más con menos. Tenemos muchas ideas que podemos llevar a cabo con poco dinero, por ejemplo, el cronista oficial de Chiclana, José Luis Aragón Panés, estuvo aquí y cuando vio todas las ediciones de ‘El Quijote’ que tenemos en 60 idiomas, se le ocurrió organizar una lectura de la obra en diversos idiomas con ciudadanos extranjeros afincados en Chiclana.

Varios artistas se han ofrecido para exposiciones, como una de fotografía de Pedro Leal. Otra de Paco Abad o los fondos de los niños de la Escuela de Artistas de Asodown con la que llevamos trabajando 35 años, pero queremos que se vaya normalizando la situación. Reactivar el Premio de Investigación Histórica Dionisio Montero y hacerlo entre varias entidades, tal y como se suele decir, más vale que haya varios heridos que un solo muerto -bromea sobre la aportación económica-.

Otro amigo me ha propuesto un premio de poesía y entregar lotes de libros como premios. En fin, hacer más con menos. También recibí llamadas de artistas que nos querían donar su obra y nosotros encantados.

¿El Deporte y la Cultura de Chiclana habrá notado el parón de la Fundación, verdad?

Por supuesto. Cuando más se echa de menos a alguien es cuando falta. No sabíamos lo que teníamos con la Fundación hasta que lo perdimos. Yo le puedo contar que Pepe Alba estos años ha tenido varios equipos ciclistas patrocinados por otras empresas y a las que yo agradezco este apoyo. Pero en las presentaciones y ceremonias, Pepe siempre terminaba diciendo que pese a los patrocinios, siempre somos conocidos en Andalucía como el equipo Vipren. Puedes ver en las camisetas del Barcelona o el Madrid diferentes patrocinadores, pero siguen siendo ellos mismos.

Pues aquí igual, Vipren es un nombre que ha trascendido a la empresa en lo deportivo. También nos pasó con el equipo de kárate de Juan Carmona, que seguía federado como Vipren. Y el que ha durado más tiempo es Navarrete -campeón de España y subcampeón del mundo en Manchester- y su equipo de tenis de mesa. Cada vez que hacía una nota de prensa, salía con la camiseta de Vipren.

Uno de los escritores a los que hemos publicado nos vino a ver y nos dijo que ahora él nos quería ayudar a nosotros. Publicó su libro y mantuvo el anagrama de la Fundación como agradecimiento, lo cual a nosotros nos emocionan tantas muestras de cariño.

¿Cómo van a enfocar el trabajo?

Con muchas ganas e ilusión. Ahora nuestro patronato es nuevo, pues ya mis padres fallecieron. Ahora están mis hermanos y hermanas. El otro día cuando empezamos a preparar la exposición, la sala de exposiciones estaba un poco dejada, pues mis hermanas y mi mujer se encargaron ellas mismas de limpiar y ponerlo todo en orden. El presupuesto es muy corto y lo estamos haciendo todo en plan familiar.

Tenemos muchas peticiones de voluntariado y muchos amigos que quieren colaborar altruistamente, como somos una entidad sin ánimo de lucro, vamos a comenzar a estudiar programas de voluntariado para quien quiera participar. Gente que quiere aportar libros para la biblioteca, profesores que quieren hacer una escuela de arte… por el momento necesitamos aterrizar. No queremos pasar de 0 a 1.000 en 10 minutos, sino hacerlo con calma. En fin, me quedo con las muestras de cariño y apoyo de la sociedad.

¿Qué objetivos se plantean?

Lo que decía mi padre y el himno de Andalucía: “ojalá volvemos a ser lo que fuimos y volver a hacer la labor que hicimos”. Todo depende de la economía, pero en esta nueva época vamos a olvidarnos un poco de eso y pensar más en el corazón. El Cuarto Mandamiento, por delante de “no robarás” y “no matarás” es “honrarás a tu padre y a tu madre”.

Hay una satisfacción personal mía y de mis hermanos por continuar la labor de nuestro padre desde el 83. A él le dieron grandes satisfacciones, como la Medalla de Oro de la Provincia, la del Mérito del Trabajo y es Hijo Predilecto de Chiclana.

Pues nosotros queremos seguir con su labor hasta que nos dejen. ¿El futuro? No tengo una bola de cristal, pero se dice que quien no se mueve no se equivoca. No nos vamos a quedar parados, moriremos como el 7º de Caballería, con las botas puestas y luchando.

Uno de nuestros errores económicos fue la ampliación de nuestra fábrica en el 2000. Cuando casi teníamos todo pagado al 90 por ciento llegó la crisis y se nos echaron los bancos encima. Tuvimos que volver a empezar. Si no hubiésemos hecho ampliación, no nos hubiéramos movido ni equivocado, pero nosotros estamos dispuestos a equivocarnos. Y seguimos vivos. 

Son muchos los hitos de la Fundación Vipren, ¿cuáles destacaría especialmente?

Sí, muchos, y en todos los campos. Deportivos y artísticos. Muchos jóvenes que empezaron a exponer con nosotros hoy tienen premios importantes y cuentan con reconocimiento internacional. José Manuel Moreno Periñán.

Su padre era trabajador nuestro. Le patrocinamos su carrera hasta llegar a Barcelona 92. La primera medalla de oro española en una olimpiada -de verano- es la suya. Antes sólo estaba Fernández Ochoa que logró la suya en una olimpiada de invierno. No le quiero quitar méritos, pero es diferente.

Tenemos reproducciones de sus medallas. Otra satisfacción, cuando el equipo olímpico o la selección nacional nos pedía corredores a la Fundación Vipren, y no sólo a José Manuel. Sánchez Armellones o Sánchez Jaén. 

Miguel Navarrete campeón de Europa en tenis de mesa; Sánchez Fuentes en kárate; los equipos de balonmano-playa, que en el año 2000 con Antonio Baro como capitán, menos el portero, todos los jugadores eran del Vipren-Gades y del Vipren Chiclana.

Fuimos campeones de Europa y del Mundo en Aichi. José Antonio Butrón lleva 11 campeonatos de Motocross a diferentes niveles; Alberto Moncayo fue campeón de España de Motociclismo y corrió el Mundial en 125, Moto3 y Moto2. Satisfacciones y satisfacciones de más de 550 títulos nacionales e internacionales que guardamos en la Fundación.

¿Qué les gustaría lograr en esta nueva andadura?

Te vuelvo a repetir: ojalá volvamos a ser lo que fuimos. Los tiempos económicos no están acompañando a los tiempos culturales y deportivos. Los tiempos económicos… y ahí lo dejo.

"Queríamos dar un golpe en la mesa y decir estamos vivos"
Comentarios