jueves 26/5/22

El colegio San Isidro de Huétor Tájar fabrica viseras con sus impresoras 3D

El director del centro señala que "hasta el momento se han fabricado más de 120 viseras antisalpicaduras"

El colegio San Isidro Labrador de Huétor Tájar, en el Poniente de Granada, está empleando las seis impresoras 3D con las que cuenta para fabricar viseras antisalpicaduras con las que proteger a los profesionales sanitarios frente al covid-19.

Desde hace unos días, un profesor de este centro educativo tiene en su casa las impresoras 3D que el centro adquirió hace meses, y que ahora trabajan a pleno rendimiento, las 24 horas del día, para "fabricar estos elementos de protección que se están donando al hospital San Cecilio de Granada y a la residencia de ancianos de La Zubia para proteger al personal sanitario".

El director del colegio San Isidro Labrador, Juan Ramón Molina, ha señalado que "hasta el momento se han fabricado más de 120 viseras antisalpicaduras gracias a las impresoras 3D del centro, y esperamos fabricar muchas más en las próximas semanas"

"Esta aventura en el mundo de las impresoras 3D ha sido posible gracias a un voluntario que se llama Juan Salvador Latorre, que durante este curso está realizando esta labor dentro de nuestro centro enseñando a docentes y al alumnado", dice.

"Dotamos al aula de informática de estas herramientas para enseñar a los niñas y niñas a diseñar los modelos en 3D y adentrarnos en un mundo apasionante en el que ellos pasan a la acción", ha indicado el director del centro, en una nota de prensa del Ayuntamiento de Huétor Tájar.

La concejal de Educación de Huétor Tájar, María Dolores López, ha agradecido a toda la comunidad educativa del municipio "el emocionante trabajo que están realizando en estos días, coordinándose con gente de todos los ámbitos para realizar una cadena de solidaridad en la que cada uno aporta lo que sabe hacer".

Así, a las viseras que se están confeccionando en el centro educativo se suman otros utensilios de protección que están fabricando os vecinos, como mascarillas, patucos o gorros cubre cabezas.

El colegio San Isidro de Huétor Tájar fabrica viseras con sus impresoras 3D