sábado 29/1/22

El juez considera que Rafael Amargo traficaba con drogas a través de un grupo criminal

Juan Ramón Reig ha acordado transformar las diligencias contra Rafael G. H. , Luciana D. M. B. , Juan Eduardo S. B. y Manuel Ángel B. A
El bailarín Rafael Amargo
El bailarín Rafael Amargo

Se estrecha el cerco contra el bailarín Rafael Amargo. El juez de Instrucción número 48 de Madrid ha concluido la investigación penal contra el bailarín y coreógrafo Rafael Amargo, contra su mujer y dos de sus socios al considerar que "hay suficientes indicios" para enjuiciarle por tráfico de drogas a través de un grupo criminal.

Juan Ramón Reig ha acordado transformar las diligencias contra Rafael G. H. , Luciana D. M. B. , Juan Eduardo S. B. y Manuel Ángel B. A. en un procedimiento abreviado para iniciar los trámites para que el caso sea juzgado.

Hay que recordar que Rafael Amargo fue detenido el 1 de diciembre de 2020 en el marco de la operación Codax. Junto a él, fue arrestada la pareja del artista y el asistente de producción de 'Yerma', Eduardo Santos.

Libertad con medidas cautelares

Posteriormente, todos quedaron en libertad con la imposición de medidas cautelares, con la retirada del pasaporte, la prohibición de salir del territorio nacional y la obligación de acudir cada quince días al juzgado. 

El magistrado instructor recoge que los investigados en la causa "actuaban de común acuerdo en la recepción, preparación y distribución de sustancias estupefacientes, en especial metanfetamina, a terceros", según ha podido saber este medio.

Al domicilio de Rafael y Luciana "los compradores accedían tras pulsar el botón del portero automático correspondiente o bien realizar una llamada telefónica".

En esa actividad, participaban todos los investigados, cada uno con diferentes cometidos, "un reparto de funciones concertado y coordinado, en el que Rafael G. H. desempeñaba el rol de cabecilla del entramado, encargándose de la compra de cantidades de mediana envergadura de sustancias estupefacientes.

El juez considera que Rafael Amargo traficaba con drogas a través de un grupo criminal