jueves 26/5/22

La Policía Local de Isla Cristina (Huelva) detuvo el pasado sábado a un vecino de la localidad por permanecer en la vía pública "sin causa justificada" y tras negarse a volver a su vivienda a orden de los agentes, debido al estado de alarma decretado por el Gobierno por la pandemia del coronavirus (covid-19).

Así, según han informado desde la jefatura en una nota de prensa, esta persona había sido apercibida días atrás y "advertida de que no podía salir a la calle sin causa justificada".

A pesar de ello, el día de la detención "volvía a estar en la calle sin motivo", por lo que los agentes le informaron de que sería sancionado y le ordenaron que volviese a su domicilio, "a lo que se negó manifestando que iba a seguir saliendo a la calle", por lo que se procedió a su detención "inmediata".

Además, la Policía Local ha interpuesto en esta primera semana de confinamiento más de 50 denuncias por incumplir las directrices del estado de alarma, por lo que desde el Consistorio isleño han destacado que "los agentes intentan usar siempre el sentido común, pero hay algunos ciudadanos irresponsables que no dejan más opciones que la denuncia".

Por su parte, el alcalde isleño, Jenaro Orta, ha manifestado que "el mayor porcentaje de ciudadanos están cumpliendo con la normativa y permanece en casa" a la par que ha lamentado que "existan algunos irresponsables que parece que no entiende la gravedad de la situación que estamos pasando".

En este sentido, Orta ha afirmado que "toda aquella persona que incumpla las normas y la Ley no saldrá indemne y será sancionado" y ha apostillado que "la Policía está vigilante y no baja la guardia".

Más de 60 denuncias en Cartaya

De otro lado, los agentes de la Policía Local de Cartaya han denunciado a un total de 61 personas en la primera semana de confinamiento por incumplir las medidas impuestas a la libertad de circulación de las personas establecidas en el artículo 7 del Real Decreto, "al no estar justificada las actividades que realizaban".

En este contexto, se han dado casos de personas que circulaban en bicicleta sin justificación alguna, que habían salido a pasear argumentando que necesitaban fumar, o que circulaban en sus vehículos por el mero hecho de dar una vuelta, según han informado desde el Ayuntamiento de Cartaya.

Así, han indicado que entre los casos más llamativos destaca el de una persona que argumentó que se encontraba de vacaciones y circulaba por la calle "por puro aburrimiento en casa" y el de otro vecino "que sin ni siquiera mediar palabra, echó a correr con sólo ver a los agentes". La Policía Local ha llegado a sorprender a jóvenes consumiendo sustancias estupefacientes en la vía pública.

Además los agentes de policía han actuado en coordinación con la Guardia Civil para la realización de controles en los núcleos costeros de El Rompido y Nuevo Portil, "especialmente durante el fin de semana", para evitar la afluencia de personas a los mismos con el objetivo de acceder a sus segundas residencias, "desplazamientos que están prohibidos en aplicación del Real Decreto que decreta el estado de alarma".

Mensajes a la ciudadanía en varios idiomas

El Ayuntamiento de Cartaya ha informado, además, que desde la megafonía de los vehículos patrullas, continúan emitiendo mensajes a la población de los núcleos de Cartaya, El Rompido y Nuevo Portil, en diferentes idiomas como el inglés, francés, alemán, árabe o rumano, para que se confinen en sus domicilios y solo realicen desplazamientos autorizados.

Todo ello con el objetivo de trasladar este mensaje a todos los colectivos de personas que se encuentran en la localidad "y especialmente a aquellos procedentes de otros países".

Control del transporte colectivo de viajeros

Durante la pasada semana, la Policía Local también se ha centrado en el control del transporte de viajeros por carretera, para evitar aglomeraciones en los accesos a los vehículos y asegurarse de que las empresas "están adoptando las medidas necesarias" para que las personas usuarias "mantengan entre ellas la máxima separación posible, y de que no se ocupa más de un tercio de los asientos disponibles".

Sanciones y desobediencia penal

Por otra parte, Ayuntamiento ha vuelto a recordar que las personas denunciadas se enfrentan a sanciones pecuniarias de entre 601 y 30.000 euros y que, en caso de reiteración, "pueden incurrir en delitos de desobediencia grave a la autoridad, recogido en el artículo 556 del código penal que puede conllevar penas de prisión de hasta un año".

De otro lado, ha recordado que el alcalde de Cartaya, Manuel Barroso, ha sido "contundente" con respecto a la proliferación de bulos, manifestando que "va a luchar contra la propagación de bulos que perturben la armonía y pacífica convivencia entre la ciudadanía cartayera".

Asimismo, ha indicado a la ciudadanía que "únicamente se sigan fuentes oficiales" y ha solicitado la colaboración ciudadana para evitar su difusión.

Detenido un vecino de Isla Cristina por incumplir el estado de alerta