domingo. 07.08.2022

Golpe mortal al tráfico de drogas con 28 detenidos en Jaén

La Unidad Orgánica de Policía Judicial se hizo cargo de las pesquisas y estableció un plan operativo de respuesta a estas actividades delictivas
Operación contra el tráfico de drogas
Operación contra el tráfico de drogas

La Guardia Civil ha dado por desarticulado un grupo organizado que se dedicaba presuntamente al tráfico de drogas, con puntos de venta en Los Villares, Torredonjimeno, Martos, Torredelcampo y Jaén. Han sido en la operación Jabillar, en la que se ha detenido a 28 personas acusadas de diversos ilícitos penales.

En concreto, los agentes han apreciado delitos contra la salud pública, amenazas, lesiones, extorsión, defraudación de fluido eléctrico, contra la seguridad vial, homicidio en grado de tentativa, asesinato en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas, contrabando, falsedad documental y pertenencia a organización criminal.

Según ha informado este martes el Instituto Armado, en enero de 2020 el magistrado-juez del Juzgado de Instrucción número 3 de Jaén requirió de la Guardia Civil la investigación de unos hechos delictivos perpetrados en Los Villares que podían estar relacionados con una extorsión por impago de drogas.

Operativo de respuesta

La Unidad Orgánica de Policía Judicial se hizo cargo de las pesquisas y estableció un plan operativo de respuesta a estas actividades delictivas para determinar el 'modus operandi'. Así, se averiguó que un grupo de jóvenes de la localidad, presuntamente, se encargaba de abastecer a los consumidores de cocaína, marihuana y polen de hachís a través lo que en su argot denominaban "un 24 horas".

Se trataba de un punto de venta de drogas al menudeo que estaba ubicado en una vivienda del municipio y que era atendido por su morador, también víctima del grupo criminal. Estaba sometido, "mediante constantes amenazas de muerte y agresiones, llegando incluso a llevarlo en un vehículo a las afueras de la población para agredirle físicamente atado a un olivo".

Los integrantes de este grupo ya habían sido investigados por el puesto de la Guardia Civil de Los Villares, que los había puesto a disposición judicial por estar relacionados con otros hechos violentos acontecidos en la localidad: amenazas con arma de fuego, extorsión, daños mediante incendio y contra la salud pública.

El grupo tenía los roles muy definidos: dos de los jóvenes eran los encargados de mantener el control sobre los extorsionados, controlar las ventas y el dinero recaudado. Para ello, ejercían violencia e intimidación, generando miedo sobre los jóvenes consumidores de estupefacientes que, temerosos de que les pudieran agredir, en algunos casos accedían a vender estupefacientes para pagar sus deudas, sin atreverse a denunciar los hechos.

Conexiones

Las investigaciones permitieron conocer las conexiones de estos con otro grupo jerarquizado dedicado al tráfico de sustancias estupefacientes, extorsiones y amenazas, establecido a nivel provincial.

El análisis policial de los datos que se iban adquiriendo permitió identificar a otras personas relacionadas con la organización criminal y confirmar que estaban diversificando actividades, regentando negocios de lavado de vehículos, locales de comida rápida y de copas en Torredonjimeno, compraventa de vehículos y plantaciones de marihuana 'indoor'.

En julio de 2020, se detectaron a los denominados jardineros de plantaciones de marihuana tipo 'indoor' en una vivienda de una calle céntrica de La Guardia de Jaén controlada por la organización. Estas personas ya habían sido identificadas por la Guardia Civil, lo que afianzó las sospechas de que se dedicaban a esta actividad.

El control de las actividades de estos operarios permitió, poco a poco, la localización de otras naves e inmuebles en La Guardia de Jaén, Mancha Real, en el polígono Quiebracantaros de Jaén y en la capital.

En octubre de 2020 se practicó entrada y registro en una nave industrial de Mancha Real en la que se intervinieron 787 plantas de marihuana y 40 kilos de picadura de la misma sustancia. Fueron detenidos dos de los jardineros. Los medios y los elementos tecnológicos con los que estaba dotada la plantación hacían sospechar que podrían producir una cosecha de marihuana cada dos meses aproximadamente.

Incidente

Cuando los investigadores trataban de determinar la conexión de los investigados con otra organización de narcotráfico que operaba desde la costa andaluza, surgió un inesperado incidente que perjudicó la investigación. Así, en noviembre pasado, se estableció un dispositivo ante las sospechas de que algunos miembros de la organización pretendían cambiar la ubicación de las armas de fuego que poseían.

Al tratar de ser interceptados en Martos, se dieron a la fuga después de intentar atropellar a los agentes. Fue detenido el conductor del vehículo fugado y, posteriormente, sus otros ocupantes que abandonaron el coche campo a través.

Este suceso precipitó las actuaciones policiales y, al día siguiente, dotados de la correspondiente autorización judicial, se realizaron varias entradas y registros. Uno en La Guardia de Jaén, en la que se intervinieron 1.359 plantas de marihuana en estado vegetativo de crecimiento muy avanzado; otro en un inmueble de la misma localidad, en el que fueron intervenidas 408 plantas de marihuana, en similar estado de crecimiento y próximas a ser recolectadas y una tercera plantación en el Polígono Quiebracántaros de Jaén, donde se intervinieron 1.000 plantas de marihuana a término de su ciclo botánico.

Igualmente, fue registrada una oficina administrativa en Jaén y otranave del polígono Los Olivares de esta ciudad, donde fue incautada una embarcación semirrígida de las utilizadas para introducir grandes cantidades de droga desde la costa africana. Las características de la embarcación, de 9,80 metros de eslora y 2,20 metros de manga, constituye por sí género prohibido en relación a un posible delito de contrabando previsto en la Ley 12/1995, pudiendo contrastar con este decomiso la conexión de esta organización provincial con otras organizaciones criminales de carácter supranacional.

Segunda fase

En la segunda fase, entre noviembre y diciembre, fueron detenidos varios jóvenes en Los Villares, como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas, amenazas y extorsión, y otros vecinos de Jaén, que facilitaban sus datos y firmaron como arrendatarios los contratos de alquiler de los inmuebles utilizados por la organización criminal para el cultivo de marihuana.

La siguiente tuvo lugar los días 22 y 23 de diciembre de 2020 al tenerse conocimiento de que varios miembros de la organización unos días antes habían abordado con dos vehículos al miembro de un grupo rival en el camino de la urbanización Puente Tablas, en el término municipal de Jaén.

Con uno de los vehículos obligaron a que redujera la velocidad, momento que aprovecharon para embestirle varias veces con otro vehículo todoterreno hasta sacarlo del carril. La víctima pudo salir del coche y fue perseguido por dos de los atacantes, quienes realizaron tres disparos, aunque sin llegar a alcanzarlo. Las investigaciones permitieron localizar los dos vehículos implicados, ambos con desperfectos y con transferencia de pintura del vehículo colisionado.

La última fase de la operación Jabillar se centró en las personas que proporcionaban a la organización criminal apoyo logístico como el abastecimiento de tarjetas de telefonía móvil, cuidado de las plantaciones, atención de puntos de venta, testaferros para la contratación de inmuebles o fraude sobre instalaciones eléctricas.

Golpe mortal al tráfico de drogas con 28 detenidos en Jaén