sábado. 04.02.2023

Así roba 843.000 euros de una fundación benéfica en Jaén: Le espera una temporada en la cárcel

La sentencia condena a dos años de prisión a la esposa; a un año y nueve meses de cárcel a una hija, otros diez meses de cárcel para otra hija, y diez meses de cárcel para una hija política
Así roba 843.000 euros de una fundación benéfica en Jaén. Le espera una temporada en la cárcel
Así roba 843.000 euros de una fundación benéfica en Jaén. Le espera una temporada en la cárcel

La justicia ha dictado sentencia. Y lo ha hecho con todo el poder de la ley contra un hombre que se apropió de casi 843.000 euros de una fundación benéfica en Jaén. Ahora le espera una buena temporada en la cárcel como responsable de los hechos.

De esta manera, la Sección Tercera de la Audiencia de Jaén ha condenado a cuatro años y medio de cárcel al que fuera presidente durante 17 años del patronato de la Fundación Vera Cruz en Jaén por causar un perjuicio a la entidad que representaba valorado en 842.906 euros, cantidad que deberá resarcir junto con el resto de acusadas que también han resultado implicadas por este robo.

La Audiencia Provincial de Jaén
La Audiencia Provincial de Jaén

Así, las cosas la sentencia condena a dos años de prisión a la esposa; a un año y nueve meses de cárcel a una hija, otros diez meses de cárcel para otra hija, y diez meses de cárcel para una hija política. A los cinco acusados se les condena por delitos continuados de apropiación indebida y también por fraude a la seguridad social.

Robo en una fundación benéfica de Jaén

Por otra parte deberán abonar multas que van desde los 4.500 euros del principal encausado, a otras cantidades que van desde los 1.800 a los 1.360 euros. Ha quedado demostrado que el acusado "llevó a cabo una deliberada y anómala gestión de los ingresos de los que se nutría la Fundación y sus entidades dependientes" hasta el punto de ocasionar un "grave perjuicio económico para la fundación y sus entidades dependientes".

La mayor parte del dinero era recaudado en metálico. Entre el curso 2008/09 y el curso 2017/18, de acuerdo con los alumnos existentes en ese periodo, el acusado no ingresó en el banco ni entregó a ningún administrativo para su ingreso la cantidad de 76.162,05 euros.

En las tarjetas bancarias asociadas a cuentas corrientes del Colegio Monseñor Miguel Castillejo se hicieron cargos sin justificar de casi 11.000 euros. El colegio también ofrecía a su alumnado la posibilidad de recibir clases de inglés extra escolares para lo cual contrató a una academia entre el año 2013 y 2018. De acuerdo con los alumnos matriculados en esos años el acusado no ingresó ni entregó a ningún administrativo para su ingreso la cantidad de 11.867,50 euros.

Ingresos por comisiones de uniformes

Tampoco aparecen los ingresos que el colegio Veracruz recibía por comisiones de los uniformes. Así, entre el año 2013 y 2018 no consta que el acusado ingresara 19.100,10 euros en concepto de uniformes y publicidad. Igualmente, no constan los 61.305 euros que el colegio debía haber recibido entre 2011 y 2018 a través de determinadas cuotas.

Por otra parte, "elaboró para su esposa dos contratos de trabajo como jefa de administración encadenados de octubre de 2001 a junio de 2018". El perjuicio económico causado a la Fundación en estos años es de 520.767,37 euros. Asimismo generó todos los documentos para que su esposa pudiera cobrar en su día pensión de jubilación, cosa que hizo desde junio de 2018 hasta el octubre de 2020, que se suspendió una vez descubiertas las presuntas irregularidades.

Beneficios para familiares directos

Aprovechando esta condición de gerente y que su hija sí que estaba contratada en el colegio con distintos contratos entre el año 2008 y 2018, "con ánimo de favorecer ilícitamente a su hija, alteró el contenido del mismo para aumentarle las horas de trabajo a siete diarias" cuando solo trabajaba menos de tres horas al día como monitora del aula matinal, lo que generó un perjuicio a la Fundación de 73.123,09 euros.

Y aprovechando que su otra hija había sido contratada para sustituir una baja por maternidad, alteró el contrato de monitora del aula matinal del mismo modo, incrementando las horas por las que cobraba. Finalmente dio de alta en la Tesorería General de la Seguridad Social a su hija política, como trabajadora del Colegio Miguel Castillejo. "La realidad es que Juana, con el consentimiento y anuencia de su suegro, actuando con ánimo de lucro ilícito, no realizó trabajo alguno" y causó un perjuicio a la Fundación de más de 9.000 euros. 

Así roba 843.000 euros de una fundación benéfica en Jaén: Le espera una temporada en la...