jueves 21/10/21

Emocionante homenaje en Jerez a Álvaro Domecq en la Real Escuela de Arte Ecuestre

Se descubre un azulejo que dedica el picadero de la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre a Álvaro Domecq
Palabras de Álvaro Domecq en su Homenaje en la Real Escuela Andaluza Del Arte Ecuestre en Jerez de la Frontera
Palabras de Álvaro Domecq en su Homenaje en la Real Escuela Andaluza Del Arte Ecuestre en Jerez de la Frontera

El 13 de mayo se ha celebrado brillantemente el acto de homenaje consistente en la imposición del nombre de Álvaro Domecq al picadero  de la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre, situado en el Recreo de las Cadenas de la avenida Duque de Abrantes, en Jerez de la Frontera. La organización ha corrido a cargo de la propia Escuela y es el reconocimiento que le da a su patrono de honor, como ya lo había decidido el año pasado con motivo de cumplir ochenta años, aunque se tuvo que retrasar por el coronavirus hasta hoy.

1 Homenaje  a Álvaro Domecq

Ha presidido el homenaje Juan Marín, vicepresidente de la Junta de Andalucía, que ha estado acompañado institucionalmente por Ana Mestre, delegada del Gobierno en la provincia de Cádiz, así como por Mamen Sánchez, alcaldesa de Jerez. Estaban presentes los concejales Paco Camas, Juan Antonio Cabello y demás miembros del equipo de gobierno municipal. Se ha contado también con la presencia de Miguel Arias Cañete, exministro de Agricultura, así como de Antonio Saldaña y otros concejales de grupo popular, acompañados de Aurelio Romero, más los concejales de Ciudadanos.

Del ámbito familiar del homenajeado, le han acompañado sus sobrinos Luis y Antonio Domecq. Del mundo taurino no podían faltar el rejoneador Fermín Bohórquez ni los toreros Curro Romero, Luis Parra Jerezano, Rafael de Paula, Paco Ojeda y Raúl Gracia El Tato. De entre los ganaderos de bravo le acompañaron Santiago Domecq, Borja Prado (de Torrealta), Antonio Miura, José García Cebada y Ricardo Gallardo.

Entre los criadores de caballo estaban Felipe Morenés y Nicolás Domecq. También ha estado representada la Yeguada Militar, así como la Guardia Real, las escuadras de la Policía Nacional y la Federación Española de Hípica. Finalmente hemos anotado la presencia de Javier García Romero (jinete fundador), Beltrán Domecq (expresidente del Consejo Regulador), el dúo cantante Los del Río, el guitarrista Paco Cepero, la cantaora Macarena de Jerez, Michi Primo de Rivera (presidente de la Diáspora Jerezana), el periodista Jerónimo Roldán, el restaurador Alfonso Rodríguez y el hostelero Jan de Clerck. A ellos se añade un gran número de amigos, hasta el número de cuatrocientos, que han sido invitados especialmente y con las restricciones propias de la pandemia.

A las doce de la mañana se procedió al descubrimiento del rótulo en cerámica que, a partir de ahora, presidirá el “Picadero Álvaro Domecq” sobre la puerta principal, dando cara al palacio y a los magníficos jardines del Recreo. Formaban dos jinetes a caballo que escoltaban, entre otros, al homenajeado y a su esposa Maribel, al vicepresidente de la Junta, a la delegada de Gobierno, a los concejales y al director de la Real Escuela. Dos banderas cubrían el azulejo y Álvaro Domecq descorrió la jerezana mientras Juan Marín lo hacía con la andaluza.

2 Picadero Álvaro Domecq

En el picadero, con el público sentado en sus asientos con tres localidades vacías por cada una ocupada, se situaron sobre el palco presidencial el vicepresidente, la delegada de Gobierno, la alcaldesa y el homenajeado. Abrieron las palabras de Jorge Ramos, director de la Real Escuela, que hizo referencia a la bonhomía de Álvaro, al reconocimiento que ha obtenido por todo el mundo y no olvidó citar a la esposa.

Siguió en el uso de la palabra Juan Marín, que dijo se  trataba de un día muy especial; dio las gracias al protagonista por todos los méritos que justifican la presencia de todos los presentes y por tener la pasión por el caballo que le hizo empezar lo que ahora es la Real Escuela; se refirió a su familia, empezando por su padre don Álvaro, definió el acto como el mejor regalo de cumpleaños y deseó que siga durante muchos años dentro de institución ecuestre que él fundó.

Álvaro Domecq bajó del palco presidencial de la Real Escuela Andaluza Del Arte Ecuestre en Jerez de la Frontera para incorporarse al grupo de jinetes que saldrían a pista, entre los que estaban sus discípulos Rafael Soto e Ignacio Rambla, campeones olímpicos, y de esa manera se inició una función especial del espectáculo “Cómo bailan los caballos andaluces”, especial por recoger los números que han destacado más a lo largo de su historia. Abrió el número “Feria de Jerez”, con ocho caballos que llevaban a sus lomos cada uno un jinete y una mujer, de flamenca, a la grupa como rememorando el paseo a caballo entre casetas por el parque González Hontoria.

3 Palco de la  Real Escuela

Siguió el número “Aires a caballo”, con cuatro ejemplares jóvenes montados por cuatro mujeres miembros de la Real Escuela Andaluza Del Arte Ecuestre. En el siguiente, “Trabajos en la mano”, entre ocho caballos, Álvaro Domecq sale para hacer la cabriola con “Yute”, que sujetaba José Gutiérrez; el caballo “Nuvolari” trabaja entre pilares y cuatro caballos más salen para el paso español.

Después, en “Riendas largas” el ejemplar “Yente” ofreció una portentosa muestra de la doma que posee. En “Son y ritmo”, a base de doce caballos, Domecq sale de nuevo, esta vez sobre “Valioso”. El sexto número es “Enganches”, con dos coches, un break binder, enganchado a la media potencia (que es el enganche típicamente jerezano) y con la guarnición a la calesera, y un coche landó, con enganche en cuarta y guarnición a la inglesa.

Sólo queda el “Final”. Acabados los ejercicios de los enganches salen a pista, despacio y por orden, todos los que han ido interviniendo en el espectáculo y, con una preparación extraordinaria, se desenvuelven por la pista durante unos minutos, hasta que llega el momento de proceder a formar en dos alineaciones, una a cada lado. Dejan paso a Álvaro Domecq, que, sobre Valioso, avanza desde atrás a paso lento, para situarse en medio y a los pies del palco presidencial. Allí, en medio del silencio y de la quietud, toma la palabra.

Palabras de Álvaro Domecq en su Homenaje en la Real Escuela Andaluza Del Arte Ecuestre en Jerez de la Frontera

Reconoce como un honor pertenecer a la institución ecuestre; se refiere al Rey actual y también a los entonces Príncipes de España cuando se inauguró la escuela y cita a los que le ayudaron a ponerla en marcha, así autoridades como jinetes. Recuerda su trayectoria y los principales acontecimientos, entre los que están los hitos olímpicos y refiere el acoso y derribo y las actuaciones en las plazas de toros como fuentes de su experiencia. Cita los veinticinco años que ha estado fuera de la escuela y durante los que no dejó de pensar cada día en ella. En el capítulo de agradecimientos incluyó una larga lista que empieza por su padre; al citar a Maribel se le quiebra la voz y es interrumpido por un cálido aplauso.

Declara la intervención de Juan Marín para ejecutar su vuelta y ahí no puede con la emoción que es compensada con otro fuerte aplauso. Termina diciendo sobre la dedicatoria del picadero que, cuando se le comunicó, pensó que no cabía mayor honor. La salva de aplausos fue larga y cariñosa. Mientras, el jinete, con su caballo, inició una vuelta recogiendo, con el catite en la mano, el calor de los asistentes y después se fue dirigiendo hacia los diferentes componentes de su equipo de pista y al personal que estaba en las puertas, en muestra de saber agradecer y compartir el homenaje con los suyos. Poco a poco la formación fue saliendo ordenadamente por los arcos del fondo y se terminaba, bajo la Marcha Radetzky, con la salida de Álvaro Domecq, que iba escoltado de cerca por Soto y Rambla.

5 Jerezano, Curro y OjedaJerezano, Curro y Ojeda

En los jardines del Recreo siguió largo rato la convivencia, alrededor de los bellasombras y con una copa en la mano, degustando los caldos de la bodega Álvaro Domecq, ese fino La Janda, ese oloroso Alburejo y ese Aranda Cream. La charla, los abrazos, las fotos, las sonrisas, el sol…, todo ayudó a una gran mañana jerezana, en la que acompañamos a un gran jerezano.

Emocionante homenaje en Jerez a Álvaro Domecq en la Real Escuela de Arte Ecuestre