jueves 27/1/22

El proceso que inició el Ayuntamiento se encuentra en situación de “parálisis” desde que la Junta informó de forma desfavorable el Plan Especial de la Guareña

María José García-Pelayo solicita a Federico Fernández la reunión para conocer sus explicaciones y alternativas a esta problemática

Los representantes de barriadas rurales habían trasladado a la alcaldesa en una reunión reciente la necesidad de continuar con este procedimiento

La alcaldesa, María José García-Pelayo, ha remitido un escrito al delegado Territorial de Agricultura y Medio Ambiente, Federico Fernández, solicitándole una reunión para conocer sus planteamientos y alternativas que permitan al Ayuntamiento seguir adelante con el proceso de regularización de núcleos y barriadas rurales calificados como hábitat rural diseminado asentados en vías pecuarias.

La petición de esta reunión se produce tras el reciente encuentro que mantuvo la alcaldesa con alcaldes pedáneos y delegados de barriadas rurales, en la que, entre otros asuntos, se planteó la necesidad de desbloquear este proceso de regularización que puso en marcha el Ayuntamiento, que en la práctica se encuentra paralizado después de que la Junta emitiese un informe desfavorable al Plan Especial de Hábitat rural diseminado de La Guareña.

Por este motivo, la alcaldesa solicita una reunión, “a la que asistan también los representantes de las barriadas rurales asentadas en vías pecuarias para que podamos recibir por su parte, como representante de la Consejería que engloba tanto el servicio de Urbanismo como al de Vías Pecuarias, las explicaciones y alternativas pertinentes a este problema que afecta a cientos de familias”.

El Gobierno municipal está llevando a cabo un proceso de regularización de diversos núcleos rurales a través de la redacción de planes especiales de hábitat rurales diseminados, por parte de la Delegación de Urbanismo, de los cuales ya han sido aprobados los correspondientes a las barriadas de La Inmaculada, El Polila, Aniña y Mesas de Santa Rosa. Este procedimiento de regularización tiene como objeto establecer una ordenación de esos asentamientos así como la realización de mejoras urbanísticas tanto en viviendas como en las zonas comunitarias.

Una vez aprobados estos planes especiales de núcleos no afectados por vías pecuarias, se inició la redacción de aquéllos que sí están afectados, totalmente o en parte, por vías pecuarias, siendo el primero en redactarse el de Puente de la Guareña, que incluso fue aprobado inicialmente por la Junta de Gobierno Local, y que fue informado de forma desfavorable por el Servicio de Urbanismo de la Delegación Territorial de Medio Ambiente.

El argumento principal de este informe desfavorable, tal y como recuerda en este escrito, es que “no se podía desarrollar un Plan especial de Hábitat Rural Diseminado en un suelo que es vía pecuaria, por lo que habría que proceder de manera previa a la desafectación de la misma a través de una modificación de su trazado”.

Así pues, la alcaldesa traslada al delegado territorial en su carta que este argumento, en la práctica, “hace inviable la posibilidad de regularización de esas barriadas rurales, ya que sólo la aprobación del Plan Especial con la definición de un nuevo trazado para la vía pecuaria, habilitaría para la obtención, vía expropiación, de esos terrenos del mencionado nuevo trazado”.

Por todo ello, la alcaldesa ha solicitado esta reunión al delegado territorial de Medio Ambiente para conocer la posición de la Junta y sus posibles alternativas, “dada la situación de parálisis en la que en la práctica se encuentra el proceso de regularización estos núcleos rurales”.

García-Pelayo solicita una reunión al delegado territorial de Medio Ambiente para...
Comentarios