viernes. 01.07.2022

Muere Borja Domecq Solís por coronavirus

Su fallecimiento, a los 75 años de edad, tiñe de luto el campo bravo español

Era todo un caballero. Rebosaba clase personal. La muerte del prestigioso ganadero Borja Domecq Solís, a causa de una neumonía provocada por el coronavirus, ha teñido de luto el campo bravo de toda España.

Contaba 75 años de edad. Siempre se dedicó -así como sus hermanos Juan Pedro y Fernando- a la crianza del toro bravo: una vocación que heredó de su padre Juan Pedro Domecq y Díez.

Borja Domecq, propietario de Jandilla, era lo que se dice todo un señor. Su laboratorio bravo en la finca Los Quintos en el término municipal de Llerena (Badajoz) era un trasiego permanente e incesante de figuras del toreo.

Enseguida consiguió consolidar el hierro familiar como referente en las ferias, durante las tres décadas que estuvo al frente. Fue un referente para toreros. Dominaba con conocimiento de causa su especialidad.

Borja Domecq se hizo cargo de Jandilla en el año 1986 tras recibirla de su hermano Fernando, que fundó entonces Zalduendo. Cabe decir que este hierro es una de las escisiones producidas tras el fallecimiento del padre, Juan Pedro Domecq y Díez.

El hierro es al instante reconocido por los aficionados por su simbología: una estrella. Fue creado en 1943 por las hermanas Serafina y Enriqueta Moreno de la Cova, que tenían con reses procedentes de las ganaderías de sus padres, de origen Saltillo. En 1970 fue comprado por Juan Pedro Domecq y Díez.

Muere Borja Domecq Solís por coronavirus