miércoles 8/12/21

"No todos tuvieron mi suerte y la de mi madre, que salimos vivas"

La gala de distinciones del Santo Ángel contó con Irene Villa como una de sus grandes protagonistas

Enseguida se llenó el Patio de Armas del Alcázar. Predominaba el color azul cielo en derredor. La climatología acompañaba. Las distinciones concedidas por la Asociación Santo Ángel, de la Policía de Jerez, siempre concita el interés de la ciudadanía. Constituyen unos galardones de alta nobleza. Porque se destinan a personas de «intachable actitud cívica».

Antonio Padillo, presidente de la asociación, no tuvo dudas en el mensaje de sus primeras palabras: «los galardonados son personas que siempre van de frente, que sirven a la sociedad, a la jerezana y a España». Esta admirable asociación policial vistió sus mejores galas. Y Jerez supo -porque además también quiso- responder con sucesivos aplausos.

Una de las protagonistas que mayor atención despertó fue Irene Villa, la heroica periodista, escritora y psicóloga que, como no podía ser de otro modo, cerró el acto con un muy emocionado recuerdo a las víctimas del terrorismo. Del terrorismo etarra.

No faltó un detalle en la planificación organizativa de esta elegante convocatoria: el Escuadrón de Caballería de la Policía Nacional de Sevilla, la Banda Sinfónica de la Policía Nacional de Madrid, que interpretaron, entre otras composiciones, pasodobles tan memorables como 'El Niño de Jerez' o 'Suspiros de España'.

Se procedió a la entrega de distinciones, a saber: corbatín para la Unidad Central de Intervención Policial de Madrid; la medalla de oro a título colectivo se entregó a la Unidad de Caballería de la Jefatura Superior de Policía de Sevilla, las medallas de oro individuales, además de a Irene Villa, también asimismo para la Fundación Jaime González Gordon, Felipe Morenés Giles; la presidenta de la Guardería La Blanca Paloma de Jerez, María Domecq López de Carrizosa; el religioso fraile capuchino fray Antonio Ruiz de Castroviejo Alba; el empresario Antonio Espinosa de los Monteros Ramos, el sanitario José Rubio Marín; el ejecutivo hotelero Juan Sañudo Márquez; el cofrade y venenciador y escritor José Genaro Benítez Gil; el teniente de la Guardia Civil de Jerez, Fernando Javier Comesaña Trinidad, así como al policía nacional José Manuel Barba Linares.

Irena Villa se mostró hondamente agradecida: «Para mí es un auténtico honor formar parte de un grupo al que se premia por su compromiso». Pero acto seguido se le quebró la voz. Recordó el compromiso de la policía con las víctimas del terrorismo. «No todos tuvieron mi misma suerte y la de mi madre, que salimos vivas». Especialmente emocionantes sus palabras al recordar cuando una persona muy querida y conocida fue asesinada mientras llevaba el coche lleno de regalos de Reyes.

"No todos tuvieron mi suerte y la de mi madre, que salimos vivas"
Comentarios