jueves 24/6/21

Acaban en Málaga con una de las redes más activas de Europa en robos en viviendas

Las actuaciones de la Policía Nacional han finalizado con el arresto de dos integrantes de este entramado, dos mujeres croatas de 20 y 26 años
Robos en viviendas
Robos en viviendas

Golpe al robo con fuerza en viviendas en Europa desde Andalucía, concretamente desde Málaga, provincia en la que se ha desarticulado una de las redes más potentes en esta actividad delictiva.

Las actuaciones de la Policía Nacional han finalizado con el arresto de dos integrantes de este entramado, dos mujeres croatas de 20 y 26 años. En ese momento venían de perpetrar un robo en la zona oeste de Málaga.

La Policía le atribuye a este grupo un total de seis robos en Málaga, además de otros lugares entre ellos la capital de España Madrid. Igualmente se les han intervenido objetos como destornilladores, plásticos y dinero en efectivo.

Investigación sobre el grupo

La propia Policía incide en que las pesquisas sobre la célula se iniciaron tras comprobar cómo habían aumentado los robos en pisos en diversas localidades. Forzaban los domicilios haciendo uso de un plástico duro que introducen entre el marco y la puerta de la vivienda.

Según han indicado, generalmente se ayudan de productos como jabones o aceites, que facilitan la apertura y disminuyen el rozamiento. En otras ocasiones, cuando no lograban la apertura por el citado 'modus operandi', empleaban herramientas --como los destornilladores intervenidos-- o llaves troqueladas para consumar el robo por el método del 'bumping'.

Finalmente, la Policía Nacional las detenía 'in fraganti' el pasado día 5 de junio cuando, presuntamente, acababan de perpetrar su última sustracción en una vivienda de La Barriguilla. Los agentes les atribuyen siete robos --en uno de ellos consiguieron un botín de 8.000 euros en efectivo, un reloj valorado en 3.000 euros y otras joyas--.

Captación de jóvenes croatas

La organización criminal que estaría al frente de esta célula desarticulada en Málaga captaría a jóvenes croatas, de entre 18 a 30 años, aleccionándolas en su país en la comisión de robos con fuerza en casa habitada y en la toma de medidas de contra-vigilancia.

Una vez finalizado el proceso de formación, la célula se trasladaría a países europeos junto a un varón que realizaría funciones de control y dirección. En última instancia, el botín obtenido en los robos sería remitido a Croacia a través de empresas de envío de dinero, o en el caso de los objetos, como joyas y tecnología, a través de compañías de transportes o, incluso, por las mimas a células, aprovechando los viajes a su país de procedencia.

Acaban en Málaga con una de las redes más activas de Europa en robos en viviendas