domingo. 27.11.2022

Málaga suspende el Belén Viviente Diocesano por culpa de la evolución de la Covid-19

Su celebración lleva siendo aplazada desde el pasado mes de diciembre y estaba prevista para los próximos 14 y 15 de enero
Málaga suspende el Belén Viviente Diocesano 2021
Málaga suspende el Belén Viviente Diocesano 2021 por culpa de la evolución de la Covid-19

Málaga, finalmente, no podrá disfrutar del Belén Viviente Diocesano. Debido a la negativa evolución que está teniendo al situación generada por la Covid-19, la organización ha decidido suspender, de manera definitiva, su celebración. Después de ser aplazada el pasado mes de diciembre, estaba prevista para los próximos 14 y 15 de enero, pero la sexta ola ha hecho que esto no sea posible.

Por esta razón, han considerado que la decisión tomada es la "más prudente posible", ante las circunstancias sanitarias, agradeciendo, además, la acogida que se ha mostrado en Málaga hacia este Belén Viviente. Desde la Fundación Victoria han indicado que ya han comenzado "a organizar con gran ilusión la siguiente edición, que se celebrará en el próximo mes de diciembre".

Donación de juguetes

Asimismo, han querido recordar que todas las personas que, aún así, quieran llevar a cabo su donación de juguetes en favor de la Asociación AVOI, podrán hacerlo entregándola en la sede de la entidad, ubicada en Camino Suárez, 6.

Durante el pasado mes de diciembre, el Obispado de Málaga destacó la importancia de anteponer la salud y la seguridad, tanto de los alumnos participantes en dicho belén, como de los visitantes. Debido también al coronavirus, el Belén Viviente de 2021 solo ha podido recibir las visitas de unos 1.200 escolares, no dando tiempo a abrirse al público general con la llegada de la sexta ola.

¿Cómo era el Belén Viviente?

Ocupando un total de 3.600 metros cuadrados de la Casa Diocesana, formaban parte de este Belén Viviente las siete escenas evangélicas de la Natividad, así como las actividades lúdicas preparadas para toda la familia.

Además de esto, 120 alumnos del colegio diocesano Padre Jacobo realizaban la representación de los pasajes bíblicos y la recreación del ambiente de la ciudad de Belén en el año 1. Otro grupo de alumnos del colegio diocesano Cardenal Herrera Oria, por su parte, llevaba a cabo la guía a los visitantes por las distintas escenas.

Sin embargo, habrá que esperar hasta el próximo mes de diciembre, si las circunstancias sanitarias lo permiten, para poder disfrutar de este tradicional Belén Viviente Diocesano, que ya el pasado año 2020 tuvo que desarrollarse de manera virtual a causa de la pandemia.

Málaga suspende el Belén Viviente Diocesano por culpa de la evolución de la Covid-19