sábado 10/4/21

Pillado por subir fotos a las redes de una fiesta ilegal en Málaga

Los agentes de la Policía Local de Málaga especializados en redes sociales vieron como en la fiesta se incumplían las medidas anti Covid-19
Fiesta ilegal en un hotel de Tarifa
Fiesta ilegal por saltartse las medidas anti Covid-19 en Málaga

Agentes especializados de la Policía Local de Málaga han denunciado al organizador de una fiesta en el municipio malagueño de Cártama. Las imágenes de la fiesta que no cumplían las medidas ante el Covid-19 se habían subido a las redes sociales. En concreto, a varios perfiles de Instagram, donde la Policía lo pudo ver. Ahora es la Junta de Andalucía la autoridad competente sancionadora.

Agentes de la Policía Local de Málaga son los especializados en este tipo de investigaciones. En este caso, con la colaboración de la Policía Local de Cártama. La finalidad es localizar acciones que pudieran atentar contra las medidas sanitarias. Las mismas que han sido adoptadas para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19.

De este modo, la Policía ha denunciado al responsable de organizar una fiesta ilegal en el citado municipio. Lo hizo tras llevar a cabo diversos controles de contenido de canales abiertos en redes sociales a raíz de los cuales se ha podido evidenciar que se cometían diferentes infracciones.

La Policía Local descubrió la fiesta a través de 'Stories' de Instagram

La investigación se inició a mediados de febrero tras localizarse el contenido videográfico colgado en varios perfiles de la red social Instagram. En concreto, en el modo 'Stories', opción que ofrece tan solo 24 horas de exposición, borrándose el material subido pasado ese tiempo. Este formato se suele utilizar para colgar imágenes de situaciones comprometidas ante la falsa sensación de impunidad que produce su borrado.

Los policías locales de la capital determinaron que en la madrugada del sábado al domingo 7 de febrero se había celebrado una fiesta ilegal. Lo descubrieron a través del estudio de los vídeos y mediante la técnica conocida como triangulación de perfiles. 

Así, pudieron observar que a la fiesta acudieron numerosas personas, siempre en un número superior a 15, como muestran las imágenes captadas. Esto causaba "una clara situación de riesgo de contagio y propagación de el Covid-19".

En los vídeos analizados, aparecen jóvenes reunidos bailando y bebiendo, algunos de ellos también fumando. Además, todos carecían de mascarillas de protección e incumplían las medidas sanitarias relacionadas con la distancia social de seguridad. Así lo ha informado la Policía Local en un comunicado.

El dueño de la casa no sabía sobre la fiesta de su hijo

Tras diversas gestiones, los agentes de la Policía Local de Málaga pudieron averiguar que el lugar en el que se celebraban las fiestas era un cortijo. Este estaba ubicado en una finca de la localidad de Cártama, contándose con la colaboración de la Policía Local de dicho municipio a efectos de identificar al propietario. El mismo que fue citado en dependencias policiales.

El hombre reconoció que el organizador de la fiesta había sido su hijo, quien había cogido las llaves sin su consentimiento. Además, añadiendo que había deducido que había asistido una gran cantidad de personas por la elevada cantidad de basura que encontró al día siguiente. Así como el estado de suciedad en el que quedó la propiedad.

Los policías locales identificaron al responsable, un joven de 21 años. El mayor de edad fue denunciado según lo establecido en el artículo 6.1.J del Decreto Ley 21/2020 de 4 de agosto. Se trata del decreto donde se establece el régimen sancionador por el incumplimiento de las medidas de prevención y contención aplicables en Andalucía.

La investigación ha finalizado este mes, remitiéndose informe a la Delegación Territorial de Salud y Familia en Málaga de la Conserjería de Salud y Familia. Esto se debe a que es la Junta de Andalucía la autoridad competente para la tramitación del correspondiente expediente sancionador.

Pillado por subir fotos a las redes de una fiesta ilegal en Málaga