miércoles 19/1/22

Hay quienes se preguntan por activa y por pasiva cuál es la clave del éxito -del éxito arrollador, del éxito sin precedentes, del éxito sin paliativos- de Kylie Jenner en las redes sociales. Pongamos que hablamos de Instagram. Pongamos, sí, que hablamos de Instagram, que es la cuenta donde esta guapa millonaria arrasa.

Y no es que arrase por un tiempo determinado. No es que arrase por unas épocas del año. No es que arrase por trechos. Ni hablar del peluquín. Kylie Jenner mantiene el nivel de audiencia -que es altísimo- cada dos por tres, es decir: permanentemente. Es como si la actualización -la frecuencia de la actualización- significase su centro de gravedad…

Equilibrio mediático

Su razón de ser, su equilibrio mediático. Sí, sin duda alguna. Kylie Jenner no es un interrogante que sobrevuela sobre el parnaso del éxito pasajero. No es una prueba de labios pintados e imagen impactante. No es una socialité de efecto gaseosa. Ni es, ni será, un visto y no visto.

El triunfo arrollador en sus redes sociales ante millones de seguidores es la prueba del algodón. La prueba de que el algodón no engaña. La solución al enigma de la ecuación de la fama según la clave del siglo XXI, que lo es de la Era Digital. Aquí la celebridad es celebración si sabe moverse con destreza por los intersticios de Internet.

Tono y ritmo

Kylie Jenner no muestra indolencia ante las historias tan personales -una imagen val más que mil palabras- que sube con decisión a Instagram. No muestra vaguedad ni indiferencia. No muestra cansancio o desazón. Sino todo lo contrario.: cuido, mimo, tono y ritmo.

¿En qué se nota esta precisión, este acierto? En la capacidad selectiva. En analizar qué le gusta a ella y qué a su público. Y en la coincidencia radica la esencia de la pureza de un criterio mutuo. Ella conoce a la perfección qué significa el target. Y asimismo el público objetivo. Aunque le llueva casi in buscar tráfico. Le vienen los seguidores por añadidura.

Facetas personales

¿Dónde, por tanto, descansa su acierto? Pues en esto que hemos comentado y, además, sobre todo, en la capacidad y también en la elegancia de saber combinar sus registros, sus facetas personales, en una misma convergencia que en absoluto ni chirría ni se confronta. Esta armonía en las facetas de su ser equilibran una red social que es collage de una personalidad muy atractiva.

Ser madre, ser empresaria, ser modelo, ser miembro de una de las familias de más pegada social, ser mujer… Todo ello metido en la coctelera de una cierta simetría de estilo sin estridencias conforman esta realidad -la de su Instagram- tan interesante como cuidada. ¿Alguien da más? ¡Apuesten, señores!

¿Por qué triunfa Kylie Jenner en redes sociales?