miércoles 1/12/21

Hablamos de tener un gusto refinado. Hablamos de calar hondo en las redes sociales. Hablamos de elegir el glamour como filosofía de vida. Es cuanto hace Kylie Jenner. Ya hemos escrito sobre su exhaustivo conocimiento del mundo de la moda. Sus preferencias destacan por prácticamente inéditas.

Pongamos que ahora hablamos de zapatillas, o sea de las Birkenstock de Kylie Jenner que llevan por nombre Birkinstock. ¿Y porqué dicha denominación? Pues sencillamente porque están confeccionadas a partir de restos de bolsos Birkin destruidos. Originalidad al poder.

Un complemento único

Es más que evidente que la empresaria es una consumada y nunca consumida amante de este tipo de complementos. También, por descontado, de su nuevo calzado. Se trata de una creación tan puntual y tan maravillosa del colectivo MSCHF -por encargo-. Una creación que es recreación en busca de lo viral.

moda Kylie Jenner mschf

Ha sido Vanessa Friedman, directora de moda de The New York Times, quien sin empacho ya las ha definido como “las sandalias más exclusivas jamás confeccionadas”. Ahí es nada. Un titular redondo. Una definición muy con los pies en el suelo.

Aprovechar parte de la piel

El asunto es la mar de curioso: el grupo de diseñadores compró cuatro bolsos precisamente a través de vendedores de internet. Y esto, claro está, tras aprender a aprovechar la mayor parte de la piel de estos complementos para así montar las sandalias. Sandalias que luego, como bien cabe pensar, ha puesto a la venta.

¿De qué dependerá el número de pares que salten al mercado, que se pongan en circulación? Sin duda de cuanto se pueda aprovechar cada uno de los bolsos. No hay otra. Siempre en sujeción del número de pie, las Birkinstock cuestan entre 36.000 y 76.000 dólares.

Contable y constatable

Los cerebros detrás de la operación, esto es contable y constatable, la consideran, de hecho y de por sí, parte de su arte y, además y a mayor abundamiento, cuentan con estrellas como Drake entre sus seguidores. Pero no sólo entre sus seguidores sino también entre sus defensores.

En este sentido el cantante canadiense tiene una habitación en su casa, una habitación exclusiva, una habitación total, dedicada a la conservación de una extensa colección de bolsos Birkin . Colección que planea regalar a quien se convierta en su esposa en un futuro.

Con todo y con eso habría que andarse con ojo porque no sería nada extraño que tanto Hermès como Birkenstock reaccionaran, por las bravas o serenamente, denunciando a MSCHF al punto y hora de alterar un diseño de sobra conocido como son el Birkin o las propias sandalias para crear algo diametralmente distinto . No sería la primera vez, aunque tampoco tiene por qué haber una segunda ocasión.

Kylie Jenner crea una nueva tendencia en el mundo de la moda