miércoles 1/12/21

Al contrario de cuanto sucede con Billie Eilish, la personalidad, el temperamento, la verdadera forma de ser de Kylie Jenner no es del todo descifrable. Billie se muestra tal cual es. Tanto en las entrevistas como en la relación con sus fans. Que coincide además con su carácter afable y sensible de andar por casa.

Billie insiste en su transparencia a golpe de cercanía. De una transparencia que algunos incluso podrían tildar de excesiva. Nunca lo será porque forma parte de su ADN. El caso de Kylie es diferente. Kylie no evidencia ninguna máscara, no es eso, pero tampoco se muestra tal cual es al cien por cien.

Opción personal de Kylie Jenner

Y quizá asimismo haga bien la benjamina del clan mediático. Se trata de una opción personal elegida en libertad. Uno se muestra como verdaderamente es allí donde nadie te ve, por decirlo al modo cancionero de Alejandro Sanz. Kylie Jenner debe mostrar una determinada pose de cara a la galería. Lo que es entendible en razón a su profesión de modelo…

Y también en sujeción a la cantidad de registros que presenta y representa esta guapa socialité. Ser una estrella mediática a veces entraña una curiosa mezcla de humildad y ego. Ambos han de combatir en la cima del pódium de una vida que, además de observada por millones de personas, suele estar expuesta y sobrexpuesta a miles de comentarios.

Por la cuestión más nimia

La personalidad de las grandes estrellas puede estallar por la cuestión más nimia imaginable. Es cuanto ha sucedido, por ejemplo, entre Kylie Jenner y Rosalía, entre Rosalía y Kylie Jenner. Saltaron chispas en esta relación de amistad pública y publicada. No se llegó nunca a confirmar del todo el motivo del desencuentro.

Kylie Jenner y Rosalía Kylie Jenner y Rosalía

Ninguna de las dos adujo nada. Aunque todo apuntó a un posible comentario de Rosalía sobre Travis Scott. Un comentario que directamente no hizo gracia -y al parecer molestó, y mucho- a Jenner. Cosas mundanas que suceden en las más altas esferas.

Limpieza en marcha

Kylie Jenner entonces hizo una especie de ligero expurgo, de limpieza, en su Instagram. Y redujo su apartado de “seguidos” a la mínima expresión. Esto indicó la posibilidad de que su enfado sólo respondiera a la simple rumorología.

Sucedió a principios de año y pronto, a finales de enero precisamente, ya Rosalía comentó de forma cariñosa una foto de la modelo y empresaria relativa a su producción de cosméticos. Pero la cosa dio que hablar. Si Kylie Jenner está en primera línea de flotación del efecto mediático, Rosalía no se queda atrás. Son dos bombas de influencia de largo alcance.

De nuevo viento en popa

Ahora Rosalía sí ha confirmado que su relación con Kylie Jenner vuelve a ir viento en popa. Tan es así que es una realidad fácilmente comprobable que ambas han vuelto a seguirse en Instagram. Con lo que esta desavenencia ha sido vencida por los pelillos a la mar de la reconciliación.

A veces la ruptura de una amistad responde a ciertos malentendidos. O al repente de una reacción no meditada, precipitada en cualquier caso. La ruptura de una amistad puede fraguarla una de las partes mientras que la reconciliación -exista o no perdón de por medio (no siempre es necesario)- sí está sujeta a la voluntad de ambas.

Ahora Kylie Jenner y Rosalía convergen de nuevo. El chispazo ha quedado para la historia. El reencuentro ya es innegable. Los millones de seguidores de cada una vuelven a mirar en la misma dirección. La amistad, sí, suele ser un camino de ida y vuelta, de vuelta e ida. Como el tren que siempre late del mismo modo así nos despida en su salida o nos salude a su llegada.

¿Qué sorpresa nos señala el listado de “seguidos” de Kylie Jenner en su Instagram?