miércoles 1/12/21
Kylie Jenner
Kylie Jenner

Mucho se ha hablado de Kylie Jenner como empresaria. Como empresaria de fuste. Como empresaria que además marca tendencia. Con una fuerza y con un efecto mediático arrollador. Con un carisma sin parangón. Sabiendo lo que hace.

Como empresaria nunca tiró la casa por la ventana, sino muy al contrario. Siempre supo medir muy bien sus acciones. Planificando al milímetro toda iniciativa. Invirtiendo su dinero a favor de una idea de calidad. Haciendo estudio de mercado.

El emprendimiento como baza

Su mejor baza ha sido el emprendimiento, en unos momentos quizás no fáciles para la creatividad. Pero Kylie Jenner no sólo ha enfocado sus negocios en aras de la ganancia, en aras del rédito económico, en aras del enriquecimiento…

Ella también ha devuelto a la sociedad lo que la sociedad le ha dado comercialmente hablando. Es decir, también es un ejemplo de responsabilidad social corporativa. Con índices de generosidad que nadie debe esconder, que no debe quedar en tierra de nadie. A Dios lo que es de Dios y al César cuanto al César corresponde.

Kylie Jenner, modelo de alta sociedad

Mucho y nunca demasiado se ha hablado de Kylie Jenner como modelo. Como una modelo de alta sociedad. Como modelo que ocupa todas las portadas. Las del papel couché y las de las pantallas digitales. Las del desbordamientos de mimetismos. Las del perfil de armas tomar.

Mucho y nunca demasiado, sí, se ha hablado se Kylie Jenner como modelo que cultiva su propio cuerpo como maniquí de rompe y rasga, como anatomía de curvas bellas, como radiografía del yo, como ser de cercanía. Como guiño a la guapura. Como enlace con la fascinación por la moda.

Mucho se ha desglosado a Kylie Jenner como miembro de un clan que todo lo puede -las  Kardashian-, que todo lo arrasa, que concita el interés del respetable público. Un interés justificado, henchido de glamour, que va más allá de lo típicamente establecido.

Un clan que es alta sociedad, que es morbo, que es curiosidad, mucho se ha hablado de Kylie Jenner como madre, como madraza, que mima a su hija con un determinismo imparable. Con una llave que abre todas las puertas de la ternura, con una caricia propia que enseguida se hace universal.

El mundo de los libros

Pero poco se ha abordado la figura de Kylie Jenner como lectora, como amante de la lectura, como mujer amante del mundo de los libros, como chica que tiende a la fantasía en negro sobre blanco. Como escritora es lacónica y esto lo hemos visto de cerca -y lo seguimos viendo a cada paso- en su diario o casi diario énfasis de publicaciones en Internet…

En sus redes sociales. En Instagram una fotografía vale más que mil palabras. Sorprende en lo primero y es escueta en lo segundo. Pero como lectora sí, como lectora es gran consumidora de libros. Ella se sumerge en la ficción desde la realidad, como un chapuzón refrescante de gramática y acento.

¿Sabemos cuál es el libro preferido de Kylie Jenner? Es un dato no del todo conocido, no del todo descifrado. Se trata de ‘Lazos de amor’, no un volumen de ficción sino de autoayuda firmado por Brian Weiss, un psiquiatra estadounidense que ayuda a quienes puedan estar pasando por situaciones idénticas o similares a las de sus clientes.

Así que nadie considere a Kylie Jenner como una mujer desapegada del fascinante mundo de los libros. He aquí un claro ejemplo. Otro dato para conocer más y mejor a tan completa y polifacética celebridad.

¿Sabes cuál es el libro favorito de Kylie Jenner?