viernes 27/5/22

Sigue dando que hablar. Siempre para bien. Es tema agradable para sus millones de seguidores y asimismo para quienes ahora se están aproximando a la realidad de esta vocalista que ha dado un giro copernicano al panorama musical internacional: nos referimos, naturalmente, a Billie Eilish.

Billie Eilish

No podemos decir que la suerte caprichosamente se haya decantado por el presente y futuro inmediato de la cantante. Porque la suerte a veces es indomable. Y no atiende a otras razones que a las puras del mero azar. Pero el caso de Billie es diferente: ella ha labrado su éxito a base de muchas horas de trabajo intenso. A base de muchas deshoras. Y a base de no traicionarse a sí misma.

Apostar por el esfuerzo

Una conjugación que bien puede resumirse en no apostar demasiado por las musas -cuyas horas son indescriptibles y a veces confusas y difusas- y sí por el resultado del esfuerzo -o del sobresfuerzo, según las épocas y los momentos-. Billie Eilish no tienta la suerte porque tiene muy claros los postulados de su carrera musical.

Es muy joven. 19 años puede predecir inmadurez. Pero esta chica tiene la cabeza muy bien amueblada. Y no comete patinazos de bulto. Respeta demasiado su profesión como jugársela así como así. No podría mirarse al espejo, por ella y por la cantidad de personas que la tienen como punto de referencia, como norte de sus admiraciones, como ídolo conciliable, como ser humano sencillo e icónico a la vez.

Billie Eilish, en la portada de 'VanityFair'

Ya hemos comentado recientemente que la revista ‘VanityFair’ la lleva en portada. Porque Billie Eilish ofrece además una entrevista en exclusiva. Es decir: una ocasión de oro para saber más sobre esta artista tan personal y tan inconmensurable. Durante la entrevista se desvela algunas de las inquietudes antiguas o actuales de Billie.

Pongamos el ejemplo de la afición naciente en Billie durante la pandemia de realizar compras por Internet. Una práctica que se ha extendido para todas las personas -o casi todas- que pisan el planeta Tierra. Porque se trata de un modo fácil, directo, seguro que además no exige salir de casa. Miel sobre hojuelas.

Crecer sin dinero, la vida de Billie Eilish

A resultas de lo cual confiesa que “no sé cuánto cuestan las cosas porque nunca antes había sido una adulta”. Para a continuación añadir a su entrevistadora Zeziah Weir: “Y, ya sabes, crecí sin dinero”. La periodista concluye que "la magnitud de la presencia en línea de Eilish es abrumadora y caleidoscópica, sus propias publicaciones y actuaciones generan cuentas de fans y vídeos y más vídeos".

Le gusta cuanto hace. Al respecto de la música en la que está trabajando ahora, subraya que “se siente exactamente como yo quiero. No hay una canción, o una parte de una canción, que desearía que fuera esto o que desearía que fuera aquello".

En definitiva, titulares que hablan por sí mismos. Que hablan de la sinceridad de una estrella con los pies en el suelo. De una estrella joven pero madura. Billie sigue siendo noticia a diario. Señal de que está más viva que nunca. O en todo caso tan viva como siempre. Su música es balsámica. Su música sana. Su música es pura.

Billie Eilish: "No sé cuánto cuestan las cosas"