miércoles 25/5/22

Está en la cresta de la ola. Al pie del cañón. En el candelero. En la cima de la fama. En la cúspide de su proyección profesional. Se mide consigo misma, por el rasero de la autoexigencia. Así es Billie Eilish. Como así los mejores líderes de masas. Como así los ídolos de multitudes.

No se equivocan quienes forman parte de sus millones de seguidores. Porque reciben una sucesión de alegrías, una tras otra, en base a una carrera artística muy coherente y ordenada. La vocalista da titulares, en positivo, y da contenidos musicales. Es toda ella una obra en marcha.

Billie Eilish no parará en seco

No para quieta. No sirve para la inactividad. Está incapacitada para la indolencia. Su sensibilidad pide más proyectos. Más horas trabajando. Para rebañar los cuencos de su propia virtud. Es joven, ha triunfado, pero no puede ni debe parar en seco. Ella lo sabe.

Y de ahí que no abandone el impulso –que ya es acelerón- tomado por su propia biografía. Por su carrera, que avanza a pasos de siete leguas. Nadie ha puesto pies en polvorosa, menos Billie Eilish, pero es el mismo tiempo el que la lleva en volandas de un sueño de ojos abiertos.

Rosalía y Billie Eilish Copando todas las portadas

Estos días atrás ha copado todas las portadas del panorama musical mundial. Junto a Rosalía. Porque han sacado a la luz su último single. El que han trabajado juntas: ‘Lo vas a olvidar’. Formando parte además de la banda sonora del último capítulo de Euphoria.

Ha sido un notición que, no por esperado, sigue suscitando el clamor de los millones de fans de ambas artistas. En plena pandemia, y con un altísimo índice de contagios a nivel mundial, una noticia de este tipo siempre es bien recibida, porque además Billie Eilish y Rosalía son cantantes rotundamente mediáticas.

Altas metas

Ellas saben el suelo que pisan. Saben dónde se encuentran. Sus metas son altas. Cualquier detalle en ella es un boom de análisis, un reclamo unánime. Por consiguiente  no debemos pasar por alto la manicura que sendas jóvenes lucen en el videoclip. De hecho ha llamado poderosamente la atención. Y ha revolucionado –como debe ser- a todos los fans, que agradecen este tipo de creatividades fuera de lo común.

Creadas por @sojinails este nuevo nail art (por partida doble) encuentra el modelo y la inspiración en flores congeladas con piezas de cristal. Creadas por @gracie.drew.freebush. La asimetría también manda en el mundo de la belleza.

Rompiendo moldes

Ha coincidido además que tanto la una como la otra, tanto Billie como Rosalía, tienden por lo común  a las manicuras extremas. Gustan de lucirlas como si tal cosa. No con propósito provocativo –eso jamás- pero sí rompedor. El arte no conoce coto. El arte es poliédrico. El arte es un concepto que renace o que parte de cero.

Por esta razón han sido punta de comentarios estos días. Transparentes y adornadas con signos de fantasía. Espectaculares. Rosalía, además, muestra un chaleco de cuello alto de Christian Dior que también ha pegado fuerte en la tendencia del gusto del público. Aquí el término triunfar es fermento de excelsa calidad musical.

Billie Eilish y Rosalía: con voz de prodigio y uñas de cristal