martes 17/5/22
Santiago Abascal
Santiago Abascal

Que el fenómeno Santiago Abascal está en pleno crecimiento entre la población más joven no lo duda nadie, y buena prueba de ello son las 16.300 visitas mensuales que desde el buscador Google recibe el perfil en Instagram del líder de VOX, frente a las 16.700 que van a parar a la cuenta oficial de Pedro Sánchez.

Otra cosa es el número de seguidores, en el que el líder de VOX gana por goleada al presidente del gobierno con 847.000 seguidores frente a 317.000 de Sánchez Castejón.

Aunque si hablamos de engagement, el presidente de la nación obtiene un 5,26% frente al 1,92% que obtiene el líder de la formación de derechas.

No podemos olvidarnos de Inés Arrimadas, la líder de Ciudadanos, que recibe más de 13.000 visitas al mes desde el principal motor de búsqueda en España, y que ocupa la tercera posición en el ranking de políticos más visitados y buscados en la red de Instagram, muy por delante de un Pablo Casado que no ha logrado pasar de las 6.800 visitas mensuales cuando era el líder de los Populares, o de un recién estrenado presidente del Partido Popular, Alberto Nuñez Feijóo que aún no ha generado suficiente interés desde su elección como líder de los Populares para que los usuarios sientan curiosidad por conocer su perfil en Instagram.

No hay duda de que algo está cambiando en el interés de los usuarios, y los partidos políticos deben de tomar buena nota de ello si quieren potenciar sus estrategias y garantizar que su ideario y propuestas lleguen a todo su público objetivo, no solo en sus cuentas corporativas sino en los perfiles públicos de sus principales líderes a nivel nacional, regional, provincial o local.

Ya no se trata de mantener una buena presencia online, sino de conectar con el público objetivo para lograr ser la formación más votada, y en la gestión de cuentas de Instagram de nuestros líderes políticos aún hay mucho margen de mejora.

Lo que les diferencia

El primer elemento de mejora a tener en cuenta es el uso de los hashtags, muy pocos políticos los usan, y quiénes los utilizan no siempre lo hacen de la forma correcta. En este aspecto, destacan Pedro Sánchez e Inés Arrimadas, que si bien es cierto que podrían afinar más el uso de esta potente herramienta en Instagram, lo hacen mucho mejor que Santiago Abascal que parece no haberle cogido aún el punto a esta estrategia y solo utiliza hashtags propios perdiendo fuerza al no servirse de los genéricos que potenciarían mucho más su mensaje. En peor posición quedan Pablo Casado y Núñez Feijóo, que ni siquiera los utilizan en sus publicaciones. Así que podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que, a esa frase tan usada en la primera década del siglo XXI, “la derecha no sabe usar las redes sociales”, habría evolucionado a ”la derecha no sabe usar los hashtags”.

 Aunque para nota lo de Nuñez Feijóo, su perfil es puramente regionalista, de hecho su nombre de usuario en Instagram es “Feijoogal”, y por cierto, aún no ha sido actualizado para incorporar su nuevo rol como líder de los Populares, parece que debe de estar digiriendo y adaptándose al nuevo cambio de estatus al que le ha llevado la metedura de pata de Casado.

¿Se cambiará el nombre de usuario? ¿Se planteará el Partido Popular alguna estrategia para hacer crecer su cuenta en Instagram y acercar al gallego a los jóvenes que ahora prefieren identificarse con Abascal? ¿Optará Feijóo por un mix de contenidos donde refleje su actividad como presidente de la Xunta y como máximo responsable de los Populares a nivel nacional? Imagino que pronto veremos alguna pista.

Mientras tanto, no olvidemos que Twitter y Facebook no son los únicos campos de juego donde sumar enteros, ganar seguidores y atraer al votante, las opciones se multiplican e Instagram es una red, que si bien no favorece tanto el debate como Twitter o Facebook, por su peculiar fórmula de funcionamiento y algoritmo, si que permite mantener un trato mucho más cercano e íntimo con el votante, y eso a la hora de convencer a ese nicho indeciso de gente que es quién decide que la balanza electoral se incline hacia una formación u otra, puede ser vital de cara a los próximos comicios generales, que si no hay sorpresas, tendrán lugar en otoño de 2023.

Abascal pisa los talones a Sánchez en Instagram