lunes. 08.08.2022

Al menos 2.000 militares están infectados por Covid-19

Defensa reconoce que solo ha hecho el test a una mínima parte

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha cuantificado en casi 2.000 el número de militares afectados por coronavirus, aunque solo una mínima parte de ellos han sido confirmados mediante el test de Covid-19 y el resto permanecen aislados o en cuarentena.

Ante la Comisión de Defensa del Congreso, donde ha hecho balance del desarrollo de la Operación Balmis, Robles ha revelado que el número total de "afectados" por coronavirus en las Fuerzas Armadas es de 1.973. La mayoría pertenecen al Ejército de Tierra, 1.250, aunque solo 193 de ellos cuentan con diagnóstico positivo y los 1.057 restantes son "dudosos en cuarentena".

Por su parte, en la Armada hay 533 aislados en cuarentena, de los que 49 están confirmados y 19 de ellos han requerido hospitalización; mientras que en el Ejército del Aire se han detectado 84 afectados y la Unidad Militar de Emergencias (UME) notificó 106 positivos entre sus 3.000 miembros.

También fueron confirmados dos casos positivos de coronavirus en la misión de España en Malí, que fueron repatriados a España junto a otros siete compañeros "sospechosos" y están ingresados en el hospital Gómez Ulla con evolución favorable.

En este recuento, la ministra ha tenido un recuerdo especial para los tres fallecidos por Covid-19 que pertenecían a las Fuerzas Armadas, un cabo del Ejército de Tierra, un subteniente del Ejército del Aire y un miembro del personal laboral también del Ejército del Aire.

Más de 17.000 actuaciones en 2.800 localidades

En su comparecencia, Robles ha dado detalles de la Operación Balmis contra el coronavirus puesta en marcha el 15 de marzo y que ha desarrollado ya más de 17.000 actuaciones entre desinfecciones, transporte de mercancías o personas y apoyos a la seguridad.

La ministra ha recordado que todas las acciones de los militares para luchar contra el coronavirus se enmarcaron bajo el mando único del Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Miguel Ángel Villarroya, y se acordó desplegar fuerzas allí donde les fuera solicitado por otras administraciones públicas.

Más de 40 días después de su inicio, esta operación empieza su particular 'desescalada' gracias a la finalización de algunas de las misiones que más medios han necesitado, como el traslado de pacientes entre hospitales y el de fallecidos o el montaje y mantenimiento de hospitales de campaña en diversas localidades.

"Empezamos a ver la luz al final del túnel, con todas las precauciones", ha apuntado Robles, que ha explicado que con ello la Operación Balmis se va adaptando a la situación y reduciendo el número de efectivos implicados.

En total han llevado a cabo hasta la fecha más de 17.000 actuaciones en 2.800 localidades de toda la geografía. Sumando la cifra de efectivos aportados cada jornada a esta misión, las Fuerzas Armadas han aportado 120.000 militares a la lucha contra el Covid-19.

El 60 por ciento de sus actuaciones han sido desinfecciones en infraestructuras críticas y servicios esenciales. Entre ellas destacan las más de 4.000 desinfecciones realizadas en residencias de mayores, un ámbito respecto al que Robles ha llamado a realizar una reflexión una vez superada esta crisis porque cree que es "una asignatura pendiente" que tiene la sociedad.

También han sido fundamentales las labores de transporte de material sanitario, tanto dentro de España como procedente del exterior. Respecto a este último, Defensa ha gestionado once vuelos estratégicos para la recogida de material sanitario que han transportado 830 metros cúbicos y un peso de 110.000 kilos.

En cuanto al traslado de fallecidos a las morgues provisionales habilitadas en la Comunidad de Madrid, Robles ha vuelto a destacar la humanidad con la que los militares acometieron esta tarea, recuperando la emoción que ya mostró en la clausura de la instalación del Palacio de Hielo de Madrid.

Además ha destacado la labor de los dos hospitales militares, el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla en Madrid y el Hospital Militar de Zaragoza, que atienden también a la población civil y durante muchos días han tenido que multiplicar su capacidad para poder atender la magnitud de la crisis sanitaria.

Gómez Ulla, un 450% más de camas de urgencias

En concreto, ha asegurado que el Gómez Ulla aumentó un 51 por ciento sus camas de hospitalización, un 450 por ciento las camas de urgencias y un 277 por ciento la capacidad para UCIs. Por su parte, el hospital de Zaragoza pasó de 97 a 189 su capacidad hospitalaria y habilitó nueve UCIs frente a las cuatro con las que contaba normalmente.

En su intervención, Robles se ha adelantado a posibles críticas y ha garantizado que la Operación Balmis no ha tenido ninguna orientación política y su único objetivo ha sido el de "salvar vidas", felicitando por ello a todos los militares implicados en ella.

Además, ha asumido personalmente cualquier error que se haya podido cometer. "Los éxitos son suyos, los errores exclusivamente míos", ha enfatizado reconociendo que es el momento que más "orgullosa" se siente de su larga carrera profesional dedicada al servicio público.

Al menos 2.000 militares están infectados por Covid-19