viernes. 19.04.2024

Así serán las estancias y escapadas hoteleras en la Fase 1

Cada establecimiento deberá contar con un comité para definir las estrategias y la toma de decisiones destinadas a minimizar los riesgos

La Secretaría de Estado de Turismo dispone de los borradores de medidas higiénico-sanitarias para la reapertura segura de ocho subsectores turísticos, que formarán parte del protocolo sanitario único frente al COVID-19 acordado con las comunidades autónomas.

Cada establecimiento desarrolla su propio plan de contingencia, que debe cumplir unos mínimos que han quedado establecidos para el funcionamiento de los diferentes departamentos. Debe conformar un comité, si no dispone de un consejo de seguridad y salud, para definir las estrategias y la toma de decisiones destinadas a minimizar los riesgos.

Mantener la distancia de seguridad (sigue las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud) y extremar las medidas de higiene y limpieza constituyen la norma general que se deberá aplicar en cada una de las áreas de los hoteles y establecimientos turísticos.

Determinar el aforo máximo de la zona de recepción y otros espacios comunes y asegurar la protección de sus empleados, entre otras medidas.

Se debe informar a los proveedores y a los clientes de las medidas que les afecten directamente, como el uso de mascarilla, lavado de manos, distancia de seguridad, etc.)

Explicar al cliente antes de la confirmación de reserva las condiciones de servicio y medidas de prevención establecidas, para su aceptación.

Llegada al hotel: entrada y recepción

En el establecimiento se debe colocar cartelería con las medidas preventivas implantadas y las pautas a seguir por los clientes; indicación y marcación de posiciones respetando la distancia de seguridad en recepción, en la entrada al restaurante y otros espacios comunes, así como información sobre los centros de salud y hospitales más cercanos.

Determinar el aforo máximo de la zona de recepción y establecer las medidas necesarias para asegurar el distanciamiento entre clientes y con los empleados. Si no puede mantenerse esta separación deben establecerse las medidas de seguridad adecuadas, como pantalla protectora o mascarilla.

En la zona de recepción y acogida se debe contar con solución hidroalcohólica.

Fomentar el pago con tarjeta u otros medios electrónicos y desinfectar el TPV tras cada uso en el que exista contacto. Si se utilizan tarjetas o llaves, éstas deben depositarse en un recipiente con desinfectante al finalizar la estancia o tras cada uso si se depositan en recepción.

El equipo informático y cualquier otro elemento de uso (un teléfono) deberá desinfectarse al inicio y al finalizar la jornada. Se recomienda el uso de auriculares y cascos de uso individual.

Se sugiere la colocación de alfombras desinfectantes a la entrada de los establecimientos.

Debe disponerse de un termómetro sin contacto con el fin de realizar las comprobaciones oportunas en caso de clientes con sintomatología compatible con Covid-19.

En cuanto al servicio de aparcamiento, debe evitarse la manipulación de coches de clientes por parte del personal.

Cafetería y restaurante

Como medida general: se reduce la manipulación o intervención del cliente. En el caso concreto de bufés, se deben implementar fórmulas como el bufé asistido con pantalla de protección, emplatados individuales y/o monodosis tapados (también con pantalla de protección), entre otras.

Eliminar elementos y equipamientos de uso común (vinagreras, saleros, aceiteras, máquinas de bebidas, azucarillos) y cualquier elemento decorativo Según las instalaciones, el establecimiento debería sugerir un itinerario para evitar aglomeraciones.

En el servicio de room service el camarero debe usar guantes, portar mascarilla si no puede mantener la distancia de seguridad y todo el material de vajilla (incluidas bandejas y campanas cubreplatos) se higienizarán mediante lavavajillas o equivalente.

Se debe definir un protocolo para la retirada de los residuos, del que se informará al cliente.

Habitaciones

Debe analizarse la reducción de textiles, incluidas las alfombras, en la habitación, objetos de decoración y amenities. La papelera del baño debe contar con tapa, doble bolsa y accionamiento no manual.

Las mantas y almohadas en los armarios deben encontrarse protegidas. Desinfectar el secador de pelo (incluido el filtro) y las perchas, en caso de que no se ofrezcan precintadas, a la salida del cliente. Debe limitarse el servicio de plancha.

Se recomienda eliminar la papelera de la habitación con el fin de que cualquier pañuelo, mascarilla, etc. se concentre en una única papelera con tapa. Se debe evitar prestar el servicio de minibar en la habitación si el establecimiento no puede garantizar su limpieza entre clientes.

En el caso de habitaciones compartidas por personas que no conformen una unidad familiar, debe ser el comité de riesgos el que determine las medidas adecuadas ateniendo a la tipología de clientes.

Zonas de uso común

Especial atención a la limpieza y desinfección de las zonas de uso común. El establecimiento debe determinar los aforos de los distintos espacios comunes. Disponer de solución hidroalcohólica en lugares de paso y en aquellas instalaciones de uso intensivo por los clientes.

Los aseos de uso común deben contar con dispensadores de papel de secado o secador de manos. Se deben evitar las toallas, incluso las de uso individual. Las papeleras deben contar con una apertura de accionamiento no manual y disponer en su interior de doble bolsa interior.

Gimnasios y animación

Definir el aforo para asegurar la distancia de seguridad (también entre máquinas).

Las clases colectivas o grupales (si se imparten) deben garantizar un espacio al margen del profesor. Las posiciones deberían marcarse en el suelo y deben evitar los ejercicios que conlleven contacto.

Asegurar un periodo sin actividad entre sesiones de clases colectivas para acceder a la limpieza y desinfección de las salas. Tras la utilización de cada una de las máquinas entre clientes, se procederá a su limpieza y desinfección.

Se retirarán los elementos comunes como pueden ser pesas, bolas de fitness o mancuernas, entre otros, si no es posible la desinfección entre el uso por un cliente y otro. Si no se puede garantizar la distancia de seguridad en este tipo de instalaciones, se recomienda cerrarlas temporalmente.

Ascensores

Determinar la capacidad máxima. Se aplicará la norma de no compartirlos entre personas de diferentes unidades familiares, salvo que se haga uso de mascarillas.

Piscinas

Se determinarán las directrices y recomendaciones a aplicar de acuerdo a los resultados del informe científico solicitado sobre comportamiento del Covid-19 en el agua de piscinas tanto exteriores como cubiertas.

Área de recreo infantiles

Aumentar la frecuencia de limpieza y desinfección en estas áreas. Se abrirán al público infantil de acuerdo a las directrices de las autoridades competentes.

Las personas responsables del cuidado de los niños observarán una higiene personal elevada con lavado y/o desinfección frecuente de manos.

Eventos

Cuando se autorice la celebración de eventos, cada establecimiento debe definir las zonas en las que se pueden celebrar.  Debe controlar los aforos y respetar la distancia de seguridad a la llegada, en las pausas, en los servicios de comida y bebida y a la terminación del evento. Si no puede asegurarse, se debe portar mascarilla.

El espacio donde se vaya a celebrar el encuentro debe ventilarse dos horas antes para garantizar la normativa vigente, y se debe valorar la distribución de material en reuniones (papel, bolígrafo, aguas, etc.)

Plan de limpieza

Incremento de las frecuencias de limpieza y repasos, especialmente en las zonas de mayor contacto. Ventilación diaria de las zonas de uso común en las que haya habido clientes.

Uso de productos de limpieza desinfectantes en condiciones de seguridad, por ejemplo, dilución recién preparada de lejía. También son eficaces concentraciones de etanol 62-71% o peróxido hidrógeno al 0,5% en un minuto. Los carros de limpieza deben limpiarse y desinfectarse tras su uso diario.

En las habitaciones, se debe contemplar de forma específica el aireado, el remplazo de toallas y de lencería de cama, atendiendo a las frecuencias establecidas según categoría hotelera.

Se prestará especial a la limpieza de paredes, suelos, techos, espejos y ventanas, muebles, equipos y elementos decorativos y funcionales.

En cuanto al personal laboral

En caso de que existan turnos, estos deben planificarse, siempre que sea posible, de forma que se concentren los mismos empleados en los mismos grupos.

Proporcionar el equipo de protección individual adecuado previa evaluación de los riesgos laborales.

Si no puede asegurarse la desinfección del sistema de control horario con contacto (huella, dígitos), en caso de que lo hubiere, debe implementarse un método que evite el uso de una misma superficie por parte de distintos empleados. Si se opta por la desinfección tras cada uso, debe asegurarse la disponibilidad de una solución hidroalcohólica.

El hotel debe determinar, en función la modalidad de uniforme, el tipo de limpieza a aplicar y su frecuencia de lavado. Se recomienda que el establecimiento se haga cargo del lavado de ropa de trabajo del personal junto con la lencería propia.

Utilizar mascarilla cuando el puesto de trabajo y la evaluación de riesgos así lo determine y siempre que no pueda respetarse la distancia interpersonal.

Desinfectar frecuentemente, a lo largo de toda la jornada laboral, los objetos de uso personal Área de pisos y limpieza: como mínimo, el personal debe utilizar mascarilla y guantes.

Instalaciones para uso del personal: En el caso de habilitar comedor para el personal, será necesario aumentar los turnos de comida para que coincida el menor número posible de personas, lo que puede implicar el ajuste temporal de su duración o su distribución. Se debe establecer un aforo que permita guardar la distancia mínima de seguridad y un estado óptimo de higiene.

Colocar carteles que recuerden el lavado de manos antes y después de pulsar los botones en las máquinas de vending y café. La ropa de calle debe guardarse en bolsa de plástico o porta traje para que no haya contacto entre la ropa de calle y la de trabajo, y se recomienda la instalación de taquilla.

Protocolo diseñado por el Instituto para la Calidad Turística Española, en coordinación con la Secretaría de Estado de Turismo y la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos y en consenso con los sindicatos de mayor ámbito estatal y la Asociación Española de Servicios de Prevención Laboral.

Afecta a hoteles y apartamentos turísticos, albergues/hostels, alojamientos rurales, guías de turismo, balnearios, campings, restaurantes y agencias de viajes.

Así serán las estancias y escapadas hoteleras en la Fase 1