martes 24/5/22

Denuncian el injusto marco social y laboral actual

Cáritas Diocesana promueve la iniciativa «Iglesia por el Trabajo Decente» con motivo del día internacional de los trabajadores 

Con motivo del día 1 de Mayo, Día Internacional de los trabajadores, Cáritas Diocesana junto a las demás entidades promotoras de la iniciativa «Iglesia por el Trabajo Decente» (Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica (JEC) y Juventud Obrera Cristiana (JOC)) denuncia “el injusto marco laboral y social actual de nuestro país y la falta de trabajo decente para todas las personas en nuestra sociedad”.

Asimismo, también alerta sobre “cómo el sistema configura una sociedad donde el trabajo no es un bien para la vida sino un instrumento al servicio del capital por encima de la persona” y donde “la deshumanización del trabajo sitúa a la persona en una peligrosa situación de vulnerabilidad y exclusión social”.

El actual sistema económico se apoya en un mercado laboral caracterizado por los elevados índices de desempleo (más de 3,7 millones de parados según la última EPA) y de la temporalidad, la pobreza de muchos trabajadores, la precariedad de las redes de protección social (especialmente en lo que se refiere a las coberturas por desempleo y la cuantía de las pensiones), los bajos salarios, el incremento de la inseguridad laboral, la reducida representación y participación sindical, y las dificultades para conciliar vida laboral y familiar. Detrás de este marco laboral y social se esconden dramáticas historias personales de frustración, inseguridad y explotación.

De este modo, ante esta realidad de desigualdad y exclusión que afecta a millones de trabajadores y trabajadoras, las entidades que participamos en la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente recordamos que “la política económica debe estar al servicio del trabajo digno. Es imprescindible la colaboración de todos, especialmente de empresarios, sindicatos y políticos, para generar ese empleo digno y estable, y contribuir con él al desarrollo de las personas y de la sociedad. Es una destacada forma de caridad y justicia social (Conferencia Episcopal Española, Iglesia, servidora de los pobres, 32)”.

Como señalan los obispos españoles, “la política más eficaz para lograr la integración y la cohesión social es, ciertamente, la creación de empleo. Pero, para que el trabajo sirva para realizar a la persona, además de satisfacer sus necesidades básicas, ha de ser un trabajo digno y estable”.

Denuncian el injusto marco social y laboral actual
Comentarios