domingo 22/5/22

El descuartizador de Alcalá convivió meses con el cadáver de su novia

La Policia encontró el cuerpo de la joven en un congelador de su piso compartido

De novela de género negro. El cuerpo descuartizado de una mujer hallado por la Policía Nacional en una vivienda de Alcalá de Henares se encontraba en el interior de un arcón congelador en la habitación del piso compartido del detenido como presunto autor de la muerte de su pareja sentimental, según han informado fuentes policiales. Ya el verbo descuartizar pone los pelos de punta en un suceso de crónica. De crónica negra en pleno siglo XXI.

¿Cuándo se inicio la búsqueda? ¿Las pistas? La investigación comenzó cuando una mujer denunció el pasado 30 de diciembre de 2018 la desaparición de su hija, española de 22 años, de la que no sabía nada desde octubre de 2017. Se cree que fue entonces cuando el detenido, Manuel M., de 42 años, pudo acabar con la vida de la joven Daría.

Existían fundadas sospechas. Durante 15 meses, Manuel M. habría convivido con el cadáver descuartizado de su novia en su habitación sin que el resto de sus compañeros de piso y el dueño del inmueble sospechasen nada. ¿De guión de película de terror?

Tras la desaparición de Daría, la Policía de Alcalá de Henares comenzó entonces un trabajo "muy dificultoso", preguntando en el entorno de la desaparecida, a familiares y amigos. En ese momento, en ese preciso momento, el detenido dijo que ella se había ido de casa después de haber terminado su relación. Sin embargo, los agentes pronto averiguaron que la pareja había discutido por una supuesta infidelidad, lo que puso a Manuel M. en el foco de la investigación. En el centro de la investigación.

Hace unos días  los agentes consiguieron una entrada y registro de la vivienda donde la chica había vivido con su pareja sentimental, ubicada en la calle Camino Santiago de la localidad madrileña.

Allí se encontraron la cámara frigorífica con el cuerpo descuartizado de la desaparecida, si bien la autopsia deberá confirmar su identidad. Posteriormente la Policía Nacional detuvo en plena vía pública a Manuel M. como presunto implicado en los hechos. El hombre, de 42 años y nacionalidad española, no cuenta con antecedentes y tampoco constan denuncias contra él por malos tratos.

El descuartizador de Alcalá convivió meses con el cadáver de su novia