martes. 28.06.2022

El rey Felipe VI fue quien tomó la decisión de que su padre se marchara de España de forma "indefinida". Este plan lo comenzó a llevar a cabo seis meses antes al conocer los negocios ocultos del rey emérito en el extranjero. Evidentemente, necesitó mucho tiempo para convencerle porque "en absoluto" Juan Carlos I quería asumir la decisión como propia. Esta idea viene recogida en el libro 'Felipe VI, un rey en la adversidad' (editorial Planeta), escrito por el periodista y analista José Antonio Zarzalejos, cuya presentación ha tenido lugar este miércoles 10 de febrero.

José Antonio Zarzalejos ha revelado que el rey Felipe VI comenzó con preparar el plan de expatriación en marzo de 2020, momento en el que renunció a la herencia de su padre y le retiró la asignación del estado al descubrir que le había puesto de beneficiario en dos fundaciones opacas (Lucum y Zagatka), lo que supuso "un repudio definitivo" hacia don Juan Carlos. "Convencer al padre requirió tiempo y esfuerzo porque era imprescindible que el emérito asumiese como decisión propia la que no lo era en absoluto", revela el libro.

Esta se trató de una "estrategia coordinada" de la Casa Real con el Gobierno, que brindo un apoyo "distante, pero efectivo" en la expatriación del rey emérito. Como condición para aceptar la salida de España, Juan Carlos pidió poder "moverse con plena libertad a otros cuando lo creyese conveniente" y decidir cuándo comunicar que se había trasladado a Emiratos Árabes Unidos. El autor del libro sostiene que la marcha de Juan Carlos podría ser "definitiva" aunque Abu Dabi no sea "permanente", y añade que ni Zarzuela ni el Gobierno tienen un plan B para el regreso del emérito.

"El mayor peligro del rey Felipe VI es su padre"

Continuando con la promoción del libro, José Antonio Zarzalejos estuvo en 'Al Rojo Vivo' en La Sexta, donde declaró que la marcha del rey Juan Carlos I de España por los escándalos fiscales se tomó "en perfecto acuerdo con Felipe VI y con el aval del presidente del Gobierno". Asimismo, recalcó el ocultismo que había entorno a este tema, pues el vicepresidente Iglesias supo la noticia "poco antes del anuncio a los medios de comunicación".

Felipe VI Juan Carlos I Navidad coronavirus Juan Carlos I y el rey Felipe VI

En este sentido, el periodista explica que "no se debatió quitarle el título de rey emérito" porque tanto Felipe VI como Pedro Sánchez no querían "gubernamentalizar una decisión respecto a una figura que no tiene relevancia constitucional" y porque "la retirada del título a don Juan Carlos tiene que hacerse mediante Real Decreto de Consejo de Ministros con deliberación colegiada", una tarea laboriosa en un Gobierno de coalición como el de PSOE y Podemos.

En cuanto a una posible vuelta del rey emérito, el autor del libro señala que se trata de una decisión que tiene que autorizar el rey Felipe VI y que tiene que ser avalado por el presidente del Gobierno. "Sería deseable que volviese pero cuando se aclarasen los términos exactos de la investigación del Ministerio Fiscal", ha señalado.

De esta manera, el escritor ha señalado que el mayor peligro para Felipe VI "es su padre" y recuerda que un rey "tiene que ser un ciudadano referente de valores cívicos, democráticos y deontológicos". Además, ha recalcado que la monarquía parlamentaria en España está en peligro porque "está pinzada por dos graves riesgos": "Primero la falta de reputación acumulada y porque cuando Felipe VI es proclamado ante las Cortes Generales se produce un cambio de paradigma político en España".

El rey Felipe VI fue quien tomó la decisión de expatriar al rey emérito