jueves 24/6/21

¿Qué elemento distintivo de Felipe VI descansa sobre su mesa de despacho?

El actual Rey de España, Felipe VI, no oculta su predilección por un distinguido objeto personal

Felipe VI en su despacho
Felipe VI en su despacho

Los objetos personales son los que más definen el carácter, el temperamento, la psicología de una persona. Incluso de personas famosísimas como puede ser el caso de nuestro Rey Felipe VI. En los objetos personales hay un atisbo de biografía no escrita, un ápice descriptivo, una preferencia concreta, un porqué y un para qué.

En los objetos personales subyace un modo de relacionarse con los demás y consigo mismo. El trazo silencioso de una verdad. La conjugación de una evolución. El trayecto de una madurez. Porque los objetos personales en efecto subrayan la madurez personal. El gusto ya definido. La elección ya hecha selección.

Más que en el carnet de identidad

¿Podemos conocer al cien por cien a una persona a partir de sus objetos personales? Quizá al cien por cien no pero sí, en todo caso, en mayor medida que a partir del carnet de identidad por ejemplo. Existe más rasgo identitario en el perfil de los objetos personales que en la planicie del carné de identidad. O que en la letra -antigua o moderna- del libro de familia.

Los objetos personales hablan cuanto sus propietarios callan. Si un cartel es un grito pegado a la pared, los objetos personales son susurros que musicalizan la información necesaria para leer la radiografía íntima de un conciudadano. O una conciudadana, por no abusar del lenguaje inclusivo a destiempo.

Marcas y diseños

Entre los objetos personales siempre han destacado -al mismo nivel que otros que todos tenemos en mente- los instrumentos de escritura. Si la letra, la caligrafía, nos define. También esta función la ejerce los instrumentos que usemos a tal fin. Y no nos referimos exclusivamente a las variantes del bolígrafo, la estilográfica, el lápiz, etcétera, sino a la marca de los mismos. Y, dentro de las marcas, qué diseño o diseños concretos.

Felipe VI

El Rey Felipe VI es un amante de los instrumentos de escritura. A veces cuida muy mucho no hacer publicidad en balde. Pero cada quien es cada cual y un objeto tan personalísimo tampoco conviene esconderlo en demasía. Ni falta que hace. La manera de relacionarse con tu instrumento de escritura también marca una forma de ser. Y la del Rey de España es distinguida y de excelencia. La grafomanía es un bien necesario como práctica cultivada con esmero.

La misma decoración, el mismo mobiliario

El despacho del Rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela es el mismo que tradicionalmente ha usado su padre. La orientación de la mesa, de las estanterías, el mobiliario es prácticamente el que ha usado durante décadas su antecesor el hoy Rey Emérito Juan Carlos. En este sentido no había por qué cambiar apenas nada. La tradición también marca tendencia y la decoración expresa un espíritu tradicionalista que la práctica totalidad de los españoles saben bien interpretar.

Si hay un aspecto que sí ha cambiado en el despacho monárquico de la Zarzuela, es la gran extensión de la mesa de trabajo del Rey. Con Juan Carlos I se apilaban ordenadamente las carpetas rellenas de documentos -todo en una simetría muy bien encajada-. Jamás se le vio a Juan Carlos una estilográfica personal en la mano salvo en momentos puntuales de alguna firma o rúbrica.

Un cambio sustancial

Sin embargo con Felipe VI la cosa ha cambiado. Siendo como es la misma mesa de trabajo, empero cuanto observamos sobre la misma cobra un panorama diferente. Apenas unas carpetas de documentos en favor de un ordenador portátil en el que trabaja nuestro actual Rey. No puede olvidarse ni soslayarse que actualmente andamos enmarcados en la así denominada Era Digital.

Pero al margen de una ordenación más despejada y del portátil hallamos un rasgo diferenciador de la personalidad de Felipe VI: su colección de instrumentos de escritura. Todos alineados hacia la derecha, descansan directamente sobre la mesa estilográficas y bolígrafos marca Montblanc y asimismo estilográficas y lápices marca Graf von Faber-Castell. Dos marcas que son distinción. Y que denotan un buen gusto exquisito a este tenor.

¿Qué elemento distintivo de Felipe VI descansa sobre su mesa de despacho?
Comentarios