lunes 29/11/21

Graba con una cámara oculta a las amigas de sus hijas

La colocó en el lavabo de su propio domicilio familiar

Un hecho que ha despertado la ira general. Juzgan a un hombre, vecino de Valls (Tarragona), por instalar una cámara oculta en el lavabo de su casa para grabar a niñas de 13 años, amigas de su hija. Colocando cámaras con premeditación  y alevosía. La fiscalía pide trece años de prisión.

Cabe consignar que el acusado, de nacionalidad uruguaya, se encuentra en situación irregular. Y es por ello que el fiscal también solicita que sea expulsado de España cuando haya cumplido la mitad de la pena o acceda al tercer grado o a la libertad condicional.

Asimismo también pide que se prohíba su retorno en un plazo de diez años. No hay pretexto ni excusa posible. Nada puede justificar un hecho de semejante catadura. Los hechos sucedieron durante una fiesta de Halloween que precisamente la hija del acusado había organizado en casa y a la que había invitado a un grupo de amigas, todas ellas de trece años.

La funesta idea ya andaba en la cabeza del progenitor. Con todo y con eso, el caso se descubrió porque al acusado, que está separado de la madre de la niña, le pidieron que dejara el domicilio de Valls puesto que había acumulado deudas de alquiler. Llovía sobre mojado.

Ya todo se desencadenó de manera sucesiva. Cuando la exmujer tuvo conocimiento del requerimiento y fue a recoger las cosas del hombre, descubrió archivos pornográficos en el ordenador. Sorpresa mayúscula. Sorpresa desagradable.

La madre enseguida identificó a algunas de las menores y entregó el ordenador a la policía, que lo analizó concienzudamente bajo tutela judicial encontrando abundante material de contenido sexual con menores. Sobre todo con menores.

El hombre está acusado de cinco delitos de producción de pornografía infantil con menores, otro de revelación de secretos y otro de posesión de pornografía infantil. Además, el fiscal pide 42 años de libertad vigilada, retirarle la patria potestad durante cinco años, el pago de una multa de 13.680 euros e indemnizar a cada niña con 5.000 euros por daños morales.

Graba con una cámara oculta a las amigas de sus hijas