martes 17/5/22
La Casa Real
Felipe VI junto con el resto de la Familia Real

Una corona más abierta. Esa fue la promesa emitida por el Rey Felipe VI en el año 2014. Desde entonces la Casa Real se han centrado en llevar a buen puerto ese objetivo. Entre otros movimientos, la Institución se puso de forma voluntaria bajo la lupa del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno para que ese organismo, nacido seis meses más tarde de la llegada de Don Felipe al trono, auditara cada uno de sus movimientos.

"La Corona debe buscar la cercanía con los ciudadanos, saber ganarse continuamente su aprecio, su respeto y su confianza; y para ello, velar por la dignidad de la institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente, como corresponde a su función institucional y a su responsabilidad social". Este compromiso con la transparencia, pronunciado por Felipe VI en su discurso de Proclamación, fue un punto de inflexión entre el Rey que entraba y el que salía. Una diferenciación entre reinados.

Fue en enero cuando el Consejo publicó sus Informes de evaluación sobre órganos constitucionales y de relevancia constitucional. Unos documentos en los que monitorizan el grado de transparencia de las diez instituciones del Estado -desde la Casa Real hasta el Consejo Económico y Social-. En el informe, la Monarquía obtuvo un notable, en concreto, según el análisis hecho por Europa Press, indicando que la Institución cumplía en un 78% la información obligatoria que deben ofrecer dichos órganos.

Pero no todo es de color de rosas ya que el Consejo "echó en falta información estadística sobre los contratos adjudicados según procedimiento de licitación, así como sobre las indemnizaciones percibidas por altos cargos con ocasión del abandono del cargo", reza el teletipo de la agencia de noticias.

"Una corona más abierta", fue la promesa del Rey

Fuentes de Zarzuela explicaban que tomaron nota de las recomendaciones del Consejo y que esa información que no estaba publicada, ya aparece de forma visible en la página web de Casa Real. Datos que el Consejo incluyó en un apartado llamado "observaciones" y en otro donde muestran su respuesta: "Este Consejo valora muy positivamente la proactividad de la Casa Real en la aplicación de las recomendaciones efectuadas. Sin lugar a dudas su aplicación redundará en que la Casa Real alcance un elevado nivel de cumplimiento de las obligaciones de publicidad activa cuando en 2022 se efectúe por parte de este Consejo un seguimiento de la aplicación de las recomendaciones efectuadas".

Esta recomendación realizada llega en un momento importante para la Institución, ya que desde hace tiempo buscan, junto al Gobierno, una manera de estar más regulados. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, asesorado por la vicepresidenta, Carmen Calvo, se han reunido en varias ocasiones con el jefe de la Casa Real, Jaime Alfonsín, para buscar la manera de hacerlo y reforzar así la imagen de la Corona.

La "ley de la Corona" de la que se habló en un primer momento parece estar apartada de los planes, pues es muy difícil aprobar un texto que case con la Constitución. Uno de los pasos más sencillos a seguir, de momento, parece ser el de fiscalizar más los gastos de la Casa. Aunque ya se detallan trimestralmente en su página web, se busca una manera de controlar más sus movimientos.

La promesa del Rey Felipe VI, una Corona transparente y más abierta
Comentarios