domingo. 28.05.2023

Sanitarios cambian aplausos por silencio para denunciar su precariedad

Los sanitarios de la Comunidad de Madrid reivindican los medios escasos con los que han hecho frente a la pandemia

Sanitarios cambian aplausos por silencio para denunciar su precariedad

Los sanitarios de la Comunidad de Madrid reivindican los medios escasos con los que han hecho frente a la pandemia

Los aplausos a los sanitarios que se han practicado diariamente a las 20:00 horas desde el inicio de la pandemia, para agradecer a los profesionales su trabajo en primera línea para combatir al Coronavirus, empiezan a escucharse cada vez menos.

Ahora, los propios sanitarios son los que deciden salir a las puertas de los hospitales a reivindicar las duras condiciones de precariedad en las que trabajan. Primero lo hacen con un largo silencio que acaba rompiéndose en aplauso, y guardando la distancia de seguridad, como no podía ser de otro modo, dando ejemplo.

Estas movilizaciones, que se han iniciado este lunes en la Comunidad de Madrid, también están previstas a las 20:00, aprovechando el simbolismo que ha adquirido esa hora.

"Hoy salimos por y para nosotros", advierte un enfermero de UCI. Y añade: "Para que la gente pueda tener la oportunidad de vernos, que tenemos vidas, que hemos tenido miedo, que no podíamos con esto...".

Organizados bajo la nueva plataforma 'Sanitarios Necesarios', profesionales del sector denuncian la precariedad laboral que sufren y que esta crisis sanitaria ha puesto sobre la mesa.

Una mala gestión que, aseguran, ha sido provocada por años de recortes y privatizaciones a los que piden poner freno tras la pandemia. Por ello, defienden que es el momento de luchar por una sanidad pública de calidad, fuerte, y para todos, empezando por no despedir al personal de refuerzo.

Además, advierten de que tras haber soportado una gran carga de trabajo, con sus urgencias colapsadas y con compañeras contagiadas, están agotados física y emocionalmente, por lo que hacer frente a un nuevo rebrote sería un golpe difícil de asimilar.

Sanitarios cambian aplausos por silencio para denunciar su precariedad