martes 13/4/21

Estos son los cambios de última de hora en la Declaración de la Renta 2020

Miles de trabajadores se han visto afectados por algún ERTE en el último año a causa de la epidemia del Coronavirus
La campaña de la Renta arranca el 7 de abril
La campaña de la Renta arranca el 7 de abril

Miles de trabajadores se han visto afectados por algún ERTE en el último año a causa de la epidemia del Coronavirus. Y es que la pandemia de Covid-19 ha supuesto un drama para muchas empresas obligadas a acogerse a expedientes de regulación de empleo temporales para seguir a flote y mantener a sus trabajadores.

El próximo 7 de abril arranca la campaña de la renta y todos los trabajadores que hayan estado en un ERTE deberán presentarla al haber tenido dos pagadores en 2020. Además, se calcula que a muchos de ellos le saldrá a pagar, una circunstancia que a muchos les puede suponer un quebradero de cabeza por la delicada situación de las cuentas de muchos de ellos.

Por esta razón, Hacienda va a aprobar un cambio normativo en los próximos días que permitirá fraccionar sin intereses en seis meses, de julio a diciembre, el pago del IRPF.

Trabajadores en ERTE

Esta cambio de normativa afectará a cerca de 3,5 millones de trabajadores, la cantidad de personas que se calcula han estado en un ERTE en el último año.

Para las declaraciones a ingresar, habitualmente el pago se puede fraccionar en dos veces (el 60 % al presentar la autoliquidación y el 40 % restante en noviembre), pero la orden ampliará esos plazos para los trabajadores sometidos a ERTE.

La Agencia Tributaria señala que las dificultades que puede encontrar el colectivo perceptor de prestaciones del SEPE, que se consideran rendimientos de trabajo sujetos a IRPF, proceden o bien del hecho de tener dos pagadores (su empresa y el SEPE) o bien por haber recibido abonos que no le correspondían.

Declaración de ayudas y cese de actividad

Aquí van algunas pistas sobre cómo hacer la declaración de la renta 2020 en caso de ser autónomo o PYME y haber recibido alguna prestación por parte de la administración, dada la crisis del coronavirus. Salvo que se establezca explícitamente que están exentas de pago, las ayudas directas, los créditos ICO o el cese de la actividad deberán tributarse. Aquí tienes las claves para hacerlo.

Aunque la Agencia Tributaria todavía considera que todavía es pronto para concretar cómo llegar a tributar estas ayudas, aquí te desgranamos el procedimiento a seguir para declarar en la renta de 2020 las ayudas directas, el cese de la actividad o los créditos ICO recibidos.

Prestación extraordinaria

Aquí van algunas pistas sobre cómo hacer la declaración de la renta 2020 en caso de ser autónomo o PYME y haber recibido alguna prestación por parte de la administración, dada la crisis del coronavirus. Salvo que se establezca explícitamente que están exentas de pago, las ayudas directas, los créditos ICO o el cese de la actividad deberán tributarse. Aquí tienes las claves para hacerlo.

Aunque la Agencia Tributaria todavía considera que todavía es pronto para concretar cómo llegar a tributar estas ayudas, aquí te desgranamos el procedimiento a seguir para declarar en la renta de 2020 las ayudas directas, el cese de la actividad o los créditos ICO recibidos.

Cese de actividad

La prestación extraordinaria por cese de actividad o el coloquialmente bautizado como 'paro del autónomo' deberá declarase a través de la declaración de la Renta, ya que supone una ayuda de desempleo similar al paro de un trabajador por cuenta ajena y, por tanto, se considera como un rendimiento del trabajo.

Atendiendo a las explicaciones de Hacienda, este tipo de prestación, aunque su origen sea la actividad económica del autónomo, no es un ingreso inherente a la misma, por lo que se califica como un rendimiento de actividades económicas.

En este sentido, deberá incluirse en la declaración de la renta 2021 dentro del apartado 'rendimientos del trabajo'. Aunque los primeros 2.000 euros estén exentos de impuestos, deben incluirse obligatoriamente.

Ayudas directas y créditos ICO

Con el objetivo de enmendar las consecuencias económicas de la pandemia, las ayudas directas recibidas a empresas o autónomos deberán tributarse en la declaración de la renta como rendimiento de actividad, siempre y cuando la norma implique explícitamente que la ayuda esté exenta de pago.

Los créditos o prestaciones ICO que un autónomo o PYME haya recibido, deberán ser también devueltos en la renta 2021. No obstante, se pueden deducir como gastos los intereses que se hayan pagado y el resto de gastos de apertura y constitución del préstamo que se hayan llevado a cabo.

Estos son los cambios de última de hora en la Declaración de la Renta 2020